• Linked IN
  • Rss
  • Youtube

La poesía y la ruta literaria de Joan Vinyoli

Joan Vinyoli concebía la práctica poética como una aventura transcendental y como una forma de realización espiritual plena. Se lanzó a ello de lleno y con todo el rigor de qué era capaz. Salvador Espriu, compañero de generación y amigo de Vinyoli, había remarcado que: no ha habido nadie, entre nosotros, que se haya tomado más en serio este extraño mester de hacer versos, que o no es nada o es una de las más arriesgadas aventuras en la que puede adentrarse el espíritu del hombre, un esfuerzo de esos que se pagan con la propia vida.

Joan Vinyoli i Pladevall nació cuando empezaba la Primera Guerra Mundial, a sus 4 años murió su padre, hecho que provocó que la familia se quedara en una situación económica precaria y se trasladara a Sant Joan Despí. Volvió con 8 años a Barcelona donde empezó los estudios en los jesuitas. Desde entonces veraneó en Santa Coloma de Farners, uno de los paisajes que evoca en sus primeros versos, como en su poema de la serie titulada D’una terra. Con 13 años ganó su primer premio literario, la Viola d’Or en los Juegos Florales de Santa Coloma. El poeta confesó que lo incitó a escribir una frase de R.M.Rilke: “La poesía no es cosa de sentimientos sino de experiencias”. Pasó la Guerra Civil en la retaguardia e hizo trabajos en la Inspección de centros de reclutamiento, mientrastanto no dejó de escribir y en 1937 publica su primer libro Primer desenllaç. Se trata de una obra muy trabajada formalmente y con un lenguaje contenido. Así pues, inicia una fecunda trayectoria inseparable de su vida, el sentido de la cual cuestiona des del interrogante de la fe. Al finalizar la guerra, el poeta retoma el trabajo editorial por necesidades económicas, aunque su deseo es iniciar los estudios de Letras.

El año 1948 publica De vida i somni, donde desarrolla la temática del paisaje y del recuerdo con un uso moderado de las imágenes. Como en el poema Damunt l’Altura:

Damunt l’altura, feliçment,

sota la calma del dia,

Miro la volta resplendent,

sento dels aires l’harmonia.

Un món de pau i d’alegria

puja dels camps, vessa del cel.

I quan al lluny l’hora declina,

la serralada ponentina

parla en secret el meu anhel.

En los inicios observamos que su poesía está influida por el lenguaje poético del simbolismo alemán (Hölderlin, Goethe y Rilke, de quien Vinyoli tradujo poemas al catalán). Su obra fue creciendo progresivamente hacia un realismo capaz de utilizar el lenguaje cotidiano para pronunciarse con firmeza sobre la condición humana. Los temas recurrentes de su poesía son el amor, el paso fugaz del tiempo y el recuerdo.

Su lírica evolucionó hacia una poesía metafísica y existencial transcurriendo por los caminos de un realismo moral y de vivencias. La poesía fue, para Vinyoli, una vía de arraigo en la realidad y de trascendencia de ésta, y el medio justo para superar el estado de indigencia que el poeta cree inherente a la condición humana. El 1951 publica Les hores retrobades. El 1956 edita El Callat, Realitats (1963) que representa un cambio notable hacia el realismo, que se concreta en poemas desnudos de retórica, en los que también muestra y mantiene ecos simbólicos del aspecto cotidiano. Tot és ara i res (1970), en el que el hombre es el protagonista, el poeta se aferra a la vida con todas sus contradicciones y se lanza a la emoción lírica.  Recuerdo uno de sus versos:

…La vida, qui la viu? No veus

la inmensa quantitat de sofriment

transmesa d’un a l’altre com en dur

treball fet en cadena amb implacable

tenacitat, i que s’ignora?…

Muere en el año 1984. Póstumamente se publica su correspondencia con Miquel Martí i Pol, en la recopilación Barcelona / Roda de Ter (1987). Para todos los interesados en leer su obra, la primera edición Obra Poètica Completa de Joan Vinyoli (2001), os invita a adentraros a la realidad del poeta, a los sentimientos más escondidos, podréis contemplar la evolución hacia una poesía metafísica i existencialista en la que el paso del tiempo está presente y la poesía es consuelo y parte inherente a la vida.

Y para los que les gusta viajar, este año el Ayuntamiento de Begur inauguró la Ruta Poética Vinyoli, una ruta literaria dedicada al poeta. El itinerario recorre las dos casas donde veraneó el poeta con su familia y amigos y que sugirieron imágenes recurrentes de su obra. También transcurre por los puntos de encuentro, tertulia y reunión, esos lugares donde al poeta siempre le acompañaba una pequeña carpeta con poemas y escribía impregnándose del paisaje y sus olores. El itinerario también recorre los lugares más simbólicos y más inspiradores de versos como el mirador de Sant Ramon, la calle del Castell o el Castillo de Begur.

Aquí os dejo con una frase de Vinyoli que siempre me ha acompañado: entre ser poeta o simplemente vivir, hay una bella posibilidad, que es vivir poéticamente. Esto es lo que procuro des de que decidí no residir definitivamente en ningún lugar y hacer de caminante. […]


Vera Garcia
Magma Cultura

No existen comentarios