• Linked IN
  • Rss
  • Youtube
Guadalajara: descubriendo el valor de la historia a través de los sentidos.

El pasado sábado 24 de mayo finalizó la II edición de Monumentos con Letra y Música, un conjunto de eventos turísticos donde la ciudad de Guadalajara ha abierto su patrimonio arquitectónico e histórico a los vecinos y a todos aquellos que han querido acercarse a conocerla desde una nueva perspectiva.

En la actualidad, vemos de forma continuada, como las ciudades se han dejado embaucar por la pomposidad de grandes eventos deportivos y culturales con el fin de llegar a un gran público y mostrar su modernidad al mundo. Sin embargo, la administración y los diferentes agentes turísticos, comprometidos con el valor cultural y con una gestión entusiasta y con pocos recursos, tratan de potenciar la singularidad de las poblaciones aprovechando su patrimonio para destacar entre el resto desarrollando una amplia oferta para todos los públicos.

Una oferta de este tipo es la desarrollada durante los fines de semana del 26 de abril al 24 de mayo en Guadalajara. Localizada a poco más 50 kilómetros de Madrid, tiene orígenes ligados al mundo celtíbero aunque sus referentes históricos más antiguos nos trasladan a la época del Califato de Córdoba, momento en que se señala como un importante enclave militar árabe debido a su ubicación y características geográficas. Tras su incorporación al reino de Castilla, recibe innumerables prebendas reales hasta alcanzar en 1460 el título de ciudad.

Es también en esta época, a través de Los Mendoza, relevante familia proveniente del norte, cuando la ciudad toma la importancia merecida y se convierte en corte señorial. Guadalajara vive su edad de oro y se convierte en uno de los puntos de referencia cultural de la época. Reflejo de ello es su rica arquitectura, repleta de casonas blasonadas, espaciosos conventos y un sin fin de capillas e iglesias.

Desde el ciclo Monumentos con Letra y Música la ciudad ha querido engalanarse con un ambiente de época para acercarnos un lujoso pasado del que apreciar con detenimiento detalles de tiempos pasados que nos ayudan a comprender un poco más el momento que vivimos. Así, un equipo formado por diferentes disciplinas artísticas ha pretendido acercarnos a la riqueza de los edificios y monumentos alcarreños, recordando lo que fueron siglos atrás.

Los actores Sebastián Moreno y Noel Fernández caracterizaron en estas veladas  a personajes tan relevantes como Álvar Fáñez, conquistador de la ciudad en siglo XI, o Don Antonio de Mendoza, hermano menor de uno de los Duques del Infantado. Además, con el fin de zambullirnos en las sensaciones de la época, el grupo Xistras jugó también un papel fundamental, ambientando los actos con música medieval, renacentista y romántica, que mostraban la belleza de nuestra historia sonora.

A través de estas sesiones el público se ha acercado a los monumentos para contemplarlos desde un nuevo punto de vista siendo muchos los que se acercaban por primera vez.

¿Es posible que personajes tan relevantes como Luis de Lucena o Antonio Velázquez Bosco puedan volver a pasear y conversar por los majestuosos edificios de la ciudad? Desde aquí nos encantaría que la experiencia pueda continuar y así seguir acercando nuestro presente al pasado.

Yolanda Manso
MagmaCultura

Algunas noticias sobre las diferentes sesiones en la prensa local:

Álvar Fáñez y Xistras divierten y enseñan en Guadalajara.  Guadaque 26/04/2014
Un templario en la Cripta de San Francisco. Guadaque 03/05/2014
Final del ciclo Monumentos con Letra y Música. Guadalajara Diario, 22/05/2014
Brillante cierre de los Monumentos con Letra y Música. Guadaque, 25/05/2014

Fondation Louis Vuitton. Una folie contemporánea en París

París cuenta con un nuevo y espectacular edificio, obra de Frank Gehry. Carlos Salazar, arquitecto y profesor universitario, habla sobre el proyecto en este artículo publicado recientemente en la revista Ocimag (#60 junio-julio 2014). 

El próximo otoño abrirá sus puertas al público la Fundación Louis Vuitton. Se trata de un edificio situado en el gran jardín urbano del Bois de Boulogne de París cuyo autor es el arquitecto de origen canadiense afincado en Los Ángeles Frank Gehry. Un acontecimiento que se adivina mediático en extremo y que dará paso a la polémica tanto en los foros especializados como en la calle.

A sus 85 años recién cumplidos, el arquitecto autor del celebrado Guggenheim de Bilbao vuelve a sorprendernos con un nuevo edificio avocado a convertirse en un icono cultural de la capital de Francia. Ni siquiera él, que cuando empezando de cero construyó su propia casa con 50 años, podía imaginar hasta dónde iba a llegar su trayectoria profesional. Sin duda es toda una ruptura con la racionalidad arquitectónica impuesta en el Siglo XX, una aventura personal que con el paso del tiempo se consolidará como un episodio clave en la historia.

El lujo, el arte y la arquitectura se cogen de la mano para ofrecer al público una interesantísima propuesta con el nombre de Fondation Louis Vuitton pour la création. Es un hecho destacable que una industria privada dedicada a lo exclusivo invierta en cultura y educación como complemento a la oferta de las instituciones públicas. Después de seis años de espera este complejo cultural acogerá una atractiva colección permanente de obras de arte moderno y contemporáneo así como exposiciones temporales e itinerantes. También otras actividades multidisciplinares tendrán cabida debido a las generosas dimensiones del espacio y su distibución, locales para reuniones y debates además de un programa didáctico con propuestas educativas destinadas sobre todo a los más jóvenes.

©fondationlouisvuitton.fr

Este extraordinario edificio cuyo recubrimiento de vidrio tiene geometrías que recuerdan a un cúmulo de velas de barco, emerge entre los arboles como aquellas maisons follies, pequeñas construcciones caprichosas típicas de los jardines franceses del siglo XVIII. Aquellas servían exclusivamente para diversión privada y los escarceos amorosos de la clase alta, ahora se trataría de una gran folie -o utilizando el término español “capricho”- de un tamaño sin precedentes para el disfrute público situado en un parque urbano. Su envolvente luminosa y traslúcida, compuesta por doce grandes piezas, enlaza perfectamente con la larga tradición arquitectónica parisina de construcciones de vidrio y hierro. Sus referentes más próximos son el Palais d´Hiver y el Palmarium, cercanos al edificio de Gehry, o el más conocido Grand Palais junto a la Place de la Concorde. La propuesta arquitectónica de Gehry es un atrevido diálogo entre la tradición y la contemporaneidad, una reinterpretación del arquitecto de aquellos edificios históricos después de pasarlos por el tamiz de su personalidad y quehacer artístico. Tal y como viene siendo su metodología habitual, nos encontramos ante el resultado de una investigación formal que arranca de la nada, sin prejuicios a priori, basada en innumerables dibujos aleatorios a mano y la elaboración de no pocas maquetas a diferentes escalas.

El trabajo manual y artístico de Gehry siempre va ligado a una tecnología informática punta que fijará todo el caos surgido durante la investigación inicial, en un esfuerzo por desarrollar y acotar técnica y económicamente los diseños y soluciones que harán posible su realización. En este sentido el proceso de digitalización de la maqueta definitiva se hace mediante un programa de diseño aeronáutico adaptado al ámbito de la arquitectura por el propio equipo de Gehry llamado CATIA. Después se introduce el modelo en una plataforma interactiva accesible a todos los colaboradores (ingenieros, industriales, constructores) en un sistema de trabajo que permite la elaboración de un edificio virtual totalmente construido como lo será luego en la realidad. Una característica común en todos los proyectos del arquitecto es la búsqueda de nuevos materiales para su aplicación en las pieles de sus edificios. En este caso el reto fue no tanto la búsqueda de un nuevo material si no cómo llevar a cabo la ejecución de su forma, conseguir la curvatura de la piel tranparente del edificio.

Aunque las imágenes hasta ahora difundidas de este edificio sólo son de su exterior, podemos adivinar que Gehry jugará con la luz natural cenital para ofrecernos unos espacios complejos llenos de riqueza visual que inviten a relajarnos y disfrutar del arte en una promenade que tiene su continuidad en el jardín que lo alberga. Gracias a esta iniciativa París añade glamur a su paisaje como una de las ciudades más influyentes del diseño, la moda y el arte. Después del edificio fallido del American Center en Bercy, Gehry tiene una segunda oportunidad para asentar su presencia en una ciudad que siempre merece la pena visitar. Él sigue dispuesto a continuar en la brecha.

Carlos Salazar

www.salazar-arquitecto.com / @SalazarArq

 << 1 2 3 4