• Linked IN
  • Rss
  • Youtube
“El público que participa en las actividades educativas supone un 4% del total de visitantes del museo”

En esta entrevista con Esther de Frutos, conversamos acerca de la propuesta educativa que el Museo Nacional del Prado ofrece para los escolares.

Esther de Frutos/Conservadora y jefa de Servicio de Actividades Educativas del Museo Nacional del Prado

Data de la entrevista: 08.03.13

PRADO EXT

Desde el Servicio de Actividades Educativas del Museo del Prado se desarrollan proyectos diversos que se dirigen a distintos públicos. Entre otros, desde el 2009-2010 se puso en marcha el programa educativo El Arte de educar dirigido a la comunidad escolar. ¿Cómo surgió este proyecto y cuáles son sus objetivos principales?

El proyecto tiene su origen en la colaboración establecida entre la Obra Social “la Caixa” y el Museo Nacional del Prado con el objetivo de presentar una visita innovadora que respondiera a las necesidades de la Comunidad Escolar ofreciendo por un lado, itinerarios con temas transversales para los alumnos de 3º de Primaria a 4º de ESO y de otros cursos; y temas de Historia del Arte más cercanos al curriculum educativo para los alumnos de Bachillerato. En estos momentos se está trabajando en la ampliación de esta oferta al ciclo Infantil y Primer Ciclo de Primaria completando de este modo, la totalidad de la oferta escolar.

¿Cómo valoran el programa los profesores participantes?

Desde la puesta en marcha del programa se han llevado a cabo encuestas para conocer la aceptación del profesorado. Los resultados son muy satisfactorios como se ha visto reflejado en el aumento progresivo de la demanda.

Existen también proyectos que el museo ha puesto en marcha destinados al público familiar. ¿En qué consisten y qué acogida tienen entre este tipo de público?


El público familiar es muy fiel y responde muy bien a las propuestas de calidad destinadas a ellos. Desde 2003 se presentan programas para familias que tienen una acogida muy buena, y en colaboración con la Obra Social “la Caixa”, se han creado materiales para incentivar la visita familiar autónoma.

¿Qué porcentaje del total de público del museo supone el público que asiste a las actividades educativas?

El público que participa en las actividades educativas supone aproximadamente un 4% del total de visitantes del museo, parece una cifra insignificante dado el número de personas que visitan el museo, pero estamos hablando de unos 80.000 participantes al año.

Desde el Servicio de Actividades Educativas se impulsan también otros proyectos como conferencias y demás actividades. ¿A qué tipo de público se dirigen estas propuestas?

El Área de Educación intenta llegar con su oferta educativa y cultural al mayor número posible de público. Este público se sectoriza para atender sus necesidades de forma más personalizada. Para público general existen por ejemplo itinerarios a la colección y a las exposiciones itinerantes, conferencias, conciertos, ciclos de cine, cursos monográficos, jornadas de arte, etc

¿Qué estrategia y que vías de comunicación se utilizan para difundir estas actividades?

El museo difunde el programa educativo y cultural a través de su página web, folletos mensuales de actividades y de información trimestral, soportes de información en los accesos al Museo, y a través de distintos medios de comunicación. Con regularidad, se comunican actividades de interés en los medios sociales.
En el interior del Museo existen pantallas informativas, puntos de información, y de nuevo soportes informativos.
Además se realizan envíos de información por correo electrónico para los centros escolares, profesores, grupos familiares, personas físicas o jurídicas interesadas en recibir información a través del Boletín Digital que se genera mensualmente en el Área.

Aunque con diferentes apuestas y con distinto ritmo los museos intentan ponerse al día en relación a las nuevas tecnologías. ¿Considera que las TIC son una buena herramienta para acercar el arte a las nuevas generaciones?

Las TICs son una herramienta fantástica para acceder a cualquier materia. En el campo del Arte su labor es muy importante pero siempre debemos recordar que su papel es el de servir de herramienta para el conocimiento que no sustituye nunca al original objeto de nuestra contemplación y estudio.

¿Teniendo en cuenta que son una herramienta, considera que se aprovechan lo suficiente o todavía son una asignatura pendiente?
Para los museos en general es todavía una asignatura pendiente. Llevamos cierto retraso que se refleja en muchos aspectos de nuestra vida, no sólo en los museos, pero las nuevas generaciones se ocuparan de acortar esta distancia.

El Museo del Prado superó en 2012 los 3 millones de visitantes. Esta cifra supone un éxito pero al mismo tiempo ¿considera que puede comportar ciertos retos para mantener estos niveles de éxito y exigencia?

Los niveles de exigencia siempre deben de tender a la excelencia, quizá no es tan importante el número de visitantes como la satisfacción de la visita, el conocimiento y el placer de la experiencia vivida que puede ofrecer el Museo.

“Pretendemos humanizar el museo a través de la figura del mediador y del informador”

Con amplia experiencia en la gestión cultural, Berta Sureda ha sido responsable de Actividades Culturales en el CCCB, y entre otros, también ha gestionado las ayudas a la creación en el Departament de Cultura. Actualmente es la directora del Departamento de Actividades Públicas del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía desde donde lidera los programas culturales, la comunicación y difusión de las actividades del centro con una voluntad firme: acercar el Arte Contemporáneo al público y suscitar nuevas curiosidades e inquietudes. 

Berta Sureda / Directora del Departamento de Actividades Públicas del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

Fecha de la entrevista: 07.03.12

Berta_CE

Fuente: Revista Compromiso Empresarial

Con el inicio de la nueva etapa del director Manuel J. Borja-Villel al frente del MNCARS, se crea el Departamento de Actividades Públicas que usted lidera. ¿Con qué finalidad nace este departamento? ¿En qué ámbitos se centra?

El cambio más importante afecta a la filosofía general del museo, tanto a nivel de colecciones como de actividades. Antes el museo era un espacio contenedor de obras muy importante pero ahora se concibe también como un espacio de producción de diferentes narraciones de conocimiento. Mientras que antes la distribución de la colección respondía más a un orden cronológico o bien de ordenación por artista, ahora lo que pretendemos es que las obras dialoguen entre sí para explicar historias. No se concibe que una obra tenga sólo un valor estético, es necesario poner en valor el significado, aquello que cuenta sobre la historia del país, los conflictos e inquietudes existentes en el momento en que se creó la obra y por último como ésta dialoga con obras actuales. Éste es el cambio más importante, no concebir el museo como un lugar sacro con el cual el espectador mantiene una distancia, al contrario queremos que el visitante dialogue, tenga una experiencia significativa. Asimismo este aspecto también se transmite en todas las actividades del museo, el programa de actividades pretende vincularse a las historias que la colección explica, profundizar en diferentes miradas, todas ellas muy plurales. Pensar el museo como generador de ideas y experiencias para el espectador.

En el MNCARS se ha apostado por la mediación cultural para contribuir a ofrecer una visita de calidad. ¿En qué medida la figura del mediador puede contribuir a enriquecer la visita?

Para nosotros la experiencia del visitante comienza cuando éste entra en el museo y lo que queremos es que cuando salga su perspectiva del mundo haya cambiado. Con el Arte Contemporáneo es especialmente difícil generar mensajes divulgativos que la gente comprenda. Por ello, pretendemos humanizar el museo a través de la figura del mediador y del informador. La figura del informador es igual de importante que la del mediador porque a su vez ejerce también de mediador entre los discursos que propone el museo y el público, un ‘facilitador’ del recorrido que realiza el visitante por el museo. El mediador es quien ofrece las claves de lectura de la colección y de las historias que se cuentan. Por lo tanto es la manera de conectar estos discursos, hacerlos inteligibles para todos los públicos, tengan el nivel y el bagaje cultural que tengan. El Guernica es la obra más mediática que tenemos pero al mismo tiempo es compleja porque habla de un momento muy conflictivo de la historia de nuestro país. Es muy espectacular estéticamente pero creemos que es mucho más importante todo lo que hay detrás es decir la historia de cómo se crea y en qué época. No queremos que la gente venga a ver el Guernica solo porque es muy conocido. Pretendemos que se comprenda todo lo que supone esta obra y que se pueda relacionar con lo que ocurre en la actualidad.

Desde el Departamento de Actividades Públicas se gestiona la página web y los perfiles sociales del MNCARS. Existen diferentes experiencias de museos y centros de arte a nivel de presencia en redes sociales que responden a objetivos y misiones distintas ¿Cuáles son las prioridades para el MNCARS en este ámbito?

En el ámbito de la comunicación también hemos cambiado mucho, cuando llegamos lo que se hacía eran grandes campañas en el espacio público, muy vistosas. Para nosotros cada actividad va dirigida a un público determinado, entendemos que existen múltiples públicos con inquietudes diferentes. No nos preocupa tanto llenar el museo como que las personas interesadas en un tema concreto estén informadas. Esta voluntad nos ha llevado a diversificar mucho las herramientas de comunicación y también humanizarnos mucho más. Por ejemplo, tenemos una política de acción en las redes sociales muy importante y a través de esta vía no queremos sólo informar sino también generar discurso. No realizamos acciones, comerciales o de posicionamiento, sino que queremos que se comprenda nuestra labor. Es importante, no sólo comunicar, sino generar debate, crítica, conflicto. La diferencia está en el hecho de que trabajamos más los segmentos de público que el público en general. Hablamos de ‘múltiples minorías’. Además de las redes sociales, para cada exposición pensamos qué público es el que puede estar interesado. Para ello, lo localizamos y le enviamos información, pero no a los 18.000 contactos del mailing, sólo lo hacemos a los 3.000 que nos han indicado que están interesados en un tema concreto (artes en vivo, seminarios, etc).

Por lo que se refiere a los tipos de públicos que visitan el museo, ¿qué perfil de público considera que todavía no visita el museo o lo hace de forma puntual?

El público que queremos trabajar es el público que no tiene estudios. Casi el 70% del público que viene el museo tiene estudios superiores, por lo tanto es muy grande la cantidad de público que no viene. Queremos también atraer más público joven que no venga sólo de Historia del Arte o de carreras de Humanidades. Otro tipo de público sobre el que queremos trabajar es el que no reside en la comunidad de Madrid y que está relativamente cerca en AVE o cercanías. Sabemos que los turistas visitan los tres museos, Thyssen-Bornemisza, Museo del Prado y MNCARS; en cambio el público nacional no lo hace en la misma medida.

¿En este sentido, factores como la subida del IVA, los efectos de la crisi económica están afectando a la afluencia de público interno?

Aunque parece extraño, en los últimos tiempos en que la crisis ha evolucionado en negativo, ha aumentado la cantidad de público visitante. Creemos que coincide con el aumento de turismo en España ya que la gente viaja menos al extranjero. Lo que sí que notamos es que recibimos más quejas, más reclamaciones. Percibimos la crispación de la gente, en el libro de reclamaciones y de quejas encontramos comentarios como por ejemplo “cómo podéis gastar tanto en una exposición…”. Este tipo de reacciones han aumentado muchísimo y se deben al hecho de que la gente está más sensibilizada con el gasto público. Más que nunca hemos de trabajar para acercarnos al público, para hacer inteligible el Arte Contemporáneo que es críptico, difícil.

El director del MNCARS ha mencionado en distintas ocasiones la necesidad de incorporar nuevas vías de financiación para los museos. En este sentido, la Ley de Mecenazgo parece ser más necesaria que nunca. De su experiencia en la Administración Pública, ¿cómo percibe esta situación? ¿Y el micromecenazgo?

Desde aquí la nueva Ley de Mecenazgo se percibe como una necesidad vital porque las administraciones necesitamos trabajar mucho más en complicidad con la empresa privada porque cada vez los presupuestos públicos se reducirán más. Hay que facilitar la colaboración con la empresa privada.
Sobre el micromecenazgo, en cambio, pensamos que no debemos entrar en ello porque está pensado para pequeños proyectos que después puedan llegar aquí. Competiríamos, si entráramos en este ámbito, con proyectos de colectivos independientes y similares.

¿Qué proyecto del MNCARS para este 2013 destacaría?

Uno de los más importantes es ‘Museos en red’, una red de colaboración y trabajo a nivel internacional con distintos museos implicados. Se trata de poder hacer circular patrimonio, intercambiar experiencias, conocimiento, etc. Quizá será un proyecto menos visible a nivel comunicativo porque hay mucho trabajo de base, pero es nuestro proyecto estrella ya que está vinculado a la nueva fundación que hemos creado. Esta fundación, Fundación Museo Reina Sofía, se ha creado con dos misiones, la primera captar recursos para el museo y la otra es el proyecto ‘Museos en red’. Se trata de dar un paso adelante, trabajar más intensamente con las redes que ya hemos ido creando y generar así espacios de intercambio de conocimiento y de difusión de Arte Contemporáneo.

¿Echaban de menos este tipo de proyecto para crear comunidad y red a nivel internacional?

Sí, porque las acciones a nivel internacional se limitaban a itinerar exposiciones o a coproducirlas. Nos dimos cuenta que era necesario dar un paso adelante, compartir experiencias de todo tipo. No nos falta público y a veces la calidad de la visita peligra. Para evitarlo, El Guernica, por ejemplo, tiene un aforo limitado. Encontrar este equilibrio entre calidad y cantidad es muy importante, pues tenemos que velar para garantizarlo aunque a menudo desde el ámbito político y periodístico lo que más se valora son las cifras.

“Estoy convencido de que las instituciones culturales nos debemos al público local”

Después de dirigir durante cinco años el Museo Picasso Málaga, hace poco más de un año Bernardo Laniado-Romero sustituyó a Pepe Serra al frente del Museo Picasso de Barcelona que este año celebra el 50 aniversario. Laniado-Romero, que inició su trayectoria profesional trabajando en el Departamento de Pintura Europea del Metropolitan Museum of Art y en la Biblioteca de la Frick Collection, está convencido de que todavía nos queda mucho por descubrir sobre Picasso…

Bernardo Laniado-Romero / Director del Museu Picasso de Barcelona
Data de la entrevista: 27.09.12

Fondo documental, Museu Picasso, Barcelona. Foto: Xavier Torres-Bacchetta

Fondo documental, Museu Picasso, Barcelona. Foto: Xavier Torres-Bacchetta

¿En febrero de 2012 accedió a la dirección del Museo Picasso, qué valoración hace de este tiempo al frente de la institución? ¿Cuáles son los retos y objetivos de futuro?

Han sido unos meses intensísimos. He llegado en un momento muy interesante porque vivimos, en cierta manera, el cierre de la institución como la conocemos hasta ahora y el inicio de una institución que mira hacia el futuro. El museo seguirá siendo el mismo pero en temas como la gestión interna, el mantenimiento o el mecenazgo, miramos al futuro y nos ponemos al día. El personal directamente contratado por el ICUB y el personal de las otras empresas me ha acogido muy bien. He hablado de continuidad, pero también de una manera diferente de hacer y enfocar las cosas.

Su trayectoria personal le ha llevado a conocer diferentes museos e instituciones, ha dirigido el Museo Picasso de Málaga que comparte con el de Barcelona la ‘marca Picasso’. ¿En qué puntos son diferentes los públicos de ambos museos?

La única diferencia son las procedencias, los dos museos tienen un público local constante y un público foráneo. Hay un público de fuera de Barcelona que visita el museo y que también va a Málaga. Aquí es más frecuente el público de fuera que repite, visita tras visita viene a Barcelona. La ciudad cuenta con un público fidelizado. Por el contrario, hay otros que vienen a la ciudad por aquello del I’ve done Barcelona.

Aunque existe ya un público local fiel, estamos trabajando para que este tipo de público crezca. Hace poco estuvo aquí de visita, la que fue mi primera jefa, conservadora de pintura en el Metropolitan Museum of Art. Estuvo visitando las salas y me contó que había estado conversando con una señora inglesa que vive en Barcelona y que viene frecuentemente al museo.

Estamos trabajando en una institución viva, con una presentación y un montaje de la colección que vertebra toda nuestra acción. Una colección permanente en constante movimiento para que, el visitante que viene en las cuatro estaciones del año, se encuentre con cambios en las salas, cuatro museos diferentes.

¿En qué medida cree que el cambio de estatus, a nivel de gestión, puede contribuir a conseguir esos objetivos que se han marcado para 2013?

No habrá muchos cambios. La diferencia es, por ejemplo, que para firmar un acuerdo no se demorará tanto la gestión y en varios días podremos hacerlo; cuando antes requería una semana. Se notará también en la capacidad de recaudar fondos para los proyectos que queremos llevar a cabo. Desde el Departamento de Educación, por ejemplo, subvencionamos a los colegios que vienen en autobuses que son casi 10.000 anuales. Estoy seguro que ahora encontraremos un mecenas para que haga posible que estudiantes de la provincia y la comunidad puedan venir. Este tipo de cosas será más ágil. Hay muchas maneras de aportar, por ejemplo, la jefa del Departamento de Educación y Actividades ha conseguido el patrocinio para el material educativo del Big Draw

¿Qué público todavía no visita el museo? ¿Hay proyectos previstos para trabajar esta tipología?

Estamos a nuestra capacidad máxima. Estamos reduciendo ligeramente el número de visitantes porque tenemos salas abarrotadas y queremos mejorar la calidad de la vista. Es importantísimo. Ya llevamos trabajando un tiempo en ello y hemos hecho grandes mejoras. Trabajaremos para hacer desparecer la cola, con diferentes medidas de acceso.

Hay sectores que queremos trabajar con las medidas que estamos incorporando de accesibilidad y calidad de la visita. La gran mayoría de los museos no tienen este problema. Es fundamental que el visitante sea tratado de la mejor manera posible, que tenga una visita de excelencia, que disfrute, que aprecie las obras, que sea un momento en su vida como yo recuerdo algunas visitas a ciertos museos.

A partir de su trayectoria personal y profesional y su experiencia, ¿le ha llamado la atención algo en particular del Museo Picasso de Barcelona?

Me ha llamado la atención de forma muy positiva el gran número de visitantes adolescentes que recibe el Museo Picasso de Barcelona. Es de una gratísima satisfacción, a diferencia de lo que ocurría en Málaga (aparte de las visitas organizadas por el departamento de Educación) durante el periodo que yo estuve. Es un público diferente en edades y procedencias que generalmente viene de toda Europa.

¿Cómo considera que se percibe Barcelona a nivel internacional, en cuanto a capital turística y cultural?

Barcelona se considera un gran atractivo cultural por su arquitectura y por sus centros culturales. Pero hay que tener muchísimo cuidado que por explotar la gallina de los huevos de oro, Barcelona no se convierta en un parque temático. Hay ciertos agentes que están interesados en llenarse el bolsillo no en contribuir a la ciudad. Más no siempre es mejor. Lo que se hace cuando eso sucede es que se ahuyenta al local. Estoy convencido de que las instituciones culturales nos debemos al público local. El público extranjero es muy importante, pero esta institución está en Barcelona y se debe a la ciudad, como el Louvre a París, y a Francia.

¿En qué medida, el hecho de que el Museo Picasso tenga un público mayoritariamente turístico minimiza los efectos de la subida del IVA?

El precio de la entrada no ha subido, tenemos tasas municipales que no repercuten en el visitante, el Ayuntamiento está ganando menos. Además, este otoño hemos realizado una campaña para el visitante local. Si el visitante compra el carnet Picasso, por 15 euros, puede venir todas las veces que quiera, sin hacer cola. Es una medida estupenda se impulsó para facilitar la visita múltiple de público local y se llevó a cabo la anterior dirección.

¿Cómo considera que los museos tendrían que adaptarse a la introducción de las nuevas tecnologías?

Un buen número de museos ya están adaptándose de una manera u otra. No todos van a la misma velocidad y muchas veces es sencillamente por falta de recursos. Si tienes que arreglar goteras o el aire acondicionado o pagar nuevos elementos tecnológicos, lo más urgente es lo prioritario. Tenemos que tener muchísimo cuidado, espero que la comparación no sea desafortunada, pero es el goldrush de finales del siglo XIX en EUA, cuando todo el mundo quería hacerse rico y todos iban a California. No todo lo tecnológico nos ayuda en la cultura. No hay que caer en malos hábitos porque lo único que vamos a conseguir será crear unas rutinas que para un cierto público, una experiencia como apreciar el arte, la música o el teatro, se haga exclusivamente de manera virtual. Esto no supone el fin de los museos, pero podemos estar desvirtuando la experiencia. Hace un tiempo estuve en una ciudad y fui a visitar unas esculturas muy famosas. Éramos tres mirando la obra, y a ambos lados había dos monitores de la escultura. Cincuenta personas estaban viendo los monitores y tres la escultura…

 
Bienvenidos al nuevo espacio: Conversaciones en la cultura

Este mes de abril inauguramos una nueva sección en el blog de MagmaCultura dedicada a la publicación de entrevistas. Conversaciones en la cultura es el título de esta ciclo que pretende ser un espacio de reflexión y análisis a través de conversaciones con personalidades destacadas del mundo de la cultura. Próximamente, publicaremos la primera de las entrevistas con el director del Museo Picasso de Barcelona, Bernardo Laniado-Romero. Coincidiendo con la celebración del 50 aniversario del museo, le invitamos a leer la conversación mantenida con Laniado-Romero en la que nos desvela algunas de las novedades previstas para este año 2013.
Desde MagmaCultura os invitamos a leer y comentar las entrevistas que se publicarán mensualmente en nuestro blog.

Notis gran cast