• Linked IN
  • Rss
  • Youtube
El día de los museos con reflexiones

Cualquier ciudad que se adjetiva moderna requiere una caja donde preservar y salvaguardar sus tesoros. Tesoros que durante siglos han estado expuestos en palacios de nobles y burgueses como símbolos de distinción, riqueza y buen gusto. Ahora, las ciudades quieren compartir este buen gusto y saber hacer…
El 18 de mayo, Día Internacional de los Museos, celebramos la fiesta institucional de los museos. Una vez al año abrimos las puertas de los museos de par en par igual que hace la iglesia del pueblo el día de fiesta mayor. Tenemos la festividad pero nos falta el santo y sus milagros. Los museos han ganado representación y protagonismo durante los últimos años. Obviamente son una infraestructura más de la sociedad, un espacio de referencia para nuestra sociedad y un recurso importantísimo para la economía turística. Los museos son la joya que otorga prestigio a cualquier ciudad que aspire a ser reconocida como tal. Una joya a la que en tiempos de crisis se le encoge la cadena de oro que se sustenta en el elegante y esbelto cuello de las administraciones. Todos presumen de tener este elemento decorativo cerca de casa, pero pocos lo frecuentan, a veces porque la oferta es discreta, elitista, aburrida… (cada uno con su argumento) o por el mero hecho de que el imaginario colectivo los ha convertido en espacios que no resultan interesantes para el público. Cuando hablo de públicos, me refiero a públicos, de públicos que justifican cualquier iniciativa en todos los sentidos, cuantitativos y cualitativos, y que tradicionalmente se han despreciado, especialmente aquellos museos que han sido considerados espacios dedicados a más altos y nobles retos que los de la educación o los de lograr nuevas audiencias con el objetivo de incidir “culturalmente” cada vez más en un espectro más amplio de la sociedad.

el dia de los museos

En el territorio español tenemos casos de museos, centros de interpretación, centros culturales, que una vez construidos e inaugurados han quedado abandonados como un barco a la deriva, con presupuestos escasos o inexistentes para la gestión diaria, después de una inversión millonaria. Incluso se han cerrado museos recién inaugurados. Tenemos museos cuyos directores no han querido integrar la gestión cultural, como metodología imprescindible de dinamización y de creación de nuevos públicos, o que no tienen claro el principio básico de cualquier organización, que es que sólo con gestión y dinero se pueden hacer las cosas. En relación al dinero, siempre ha habido consenso en el sector. También tenemos pendiente la asignatura de las nuevas tecnologías, incorporarlas e integrarlas como suministradores de contenidos de calidad y convertir así los museos en pioneros en la creación de proyectos adaptados a las nuevas necesidades y a los nuevos públicos. Dicho de otra manera, tan común en cualquier otro sector productivo, apostar por la I+D. Hace falta integrar en la gestión pública la participación de los profesionales del sector privado, creando sinergias, sumando esfuerzos, pero garantizando siempre la propiedad pública, y la tutela del público y el trabajo para el público. Sin reparo, sin complejos, sin modelos prefijados, antiguos, pasados y conservadores.


Y las reflexiones que me planteo en forma de preguntas en este Día Internacional de los Museos son: ¿Queremos que los museos sean algo más que esta joya que decora con mayor o menor intensidad las ciudades? ¿Queremos que los museos sean potentes y sensibles, resucitados en carne y piel, la carne que muscula la ciudad, y la piel, porosidad, textura y transpiración? ¿Queremos ser un producto anclado, encajado, recuerdo del pasado, o queremos ser el latido del corazón de la ciudad? ¿El músculo que genera las pulsaciones, los ritmos vitales de la cultura? ¿La piel sensible que facilite la creación, la dinamización? Un equipamiento ineludible para la ciudadanía y no solo un proyecto urbanístico? ¿Responsable de preservar contenidos, pero también responsable de su difusión con los formatos y estrategias que sean necesarios? Queremos unos museos programadores de televisión, un museo propulsor de aplicaciones informáticas, dinamizadores de redes sociales, donde la participación y la colaboración intersectorial sea el eje vertebrador de su Plan museológico. Unos museos con recursos pero también con objetivos tangibles, programables e innovadores.

El conseller Ferran Mascarell en una conferencia hizo una definición de la ciudad que me gustó “la ciudad es la máxima expresión de la cultura”, y quisiera añadir que los museos y centros culturales tienen la responsabilidad de interpretar y poner en valor la ciudad y la cultura, ponerlas en relación una con la otra, y hacer accesible el conocimiento acumulado y la creatividad generada.
Y para terminar, pedir que los museos no sean motivo de celebración sólo un día al año, no sean como esa joya tan preciada pero tan distante que, una vez finalizada la fiesta, se guarda, deslucida, en el cajón del olvido, que es bien sabido que tiene valor, pero a ver quién se atreve a lucirla.

Artur Duart
MagmaCultura

Fast-view

Este verano he estado en Croacia, un paraíso en vías de extinción donde conducir es poner constantemente la vida en peligro.

Croacia es un país lleno de encantos, tanto la cultura, como la naturaleza, la comida, la gente… Durante todo el viaje no pude dejar de pensar en el desgaste que supone para un país estar a punto de entrar en los rankings de los centros turísticos mundiales.

A día de hoy es bastante extraño encontrar una persona que no haga una media de dos viajes al año para ver otros espacios, culturas, gentes… desde los tan de moda city trips, que duran entre dos y cuatro días, hasta las vacaciones propiamente dichas, de dos o tres semanas (con suerte).

Vamos, vemos, consumimos y volvemos encantados de la magnífica experiencia que hemos tenido. Y cuando vamos lo queremos ver y comer todo, por lo tanto, a los días les faltan horas, querríamos los museos abiertos las 24 horas, las tiendas 26 y los restaurantes, bares y locales de fiesta un poco más (nunca se sabe cuándo podemos tener hambre…).

Aunque nuestras sociedades y economías están, en su mayoría, enfocadas y desarrolladas a partir del turismo, no es despreciable el impacto que eso supone para el país que se visita. No sólo en el sentido más puramente económico (¡está claro que hay beneficios del turismo!) si no en el sentido más vital y esencial de las ciudades, los parques y la vida de los que habitan en cualquier lugar que se encuentra colapsado por un boom turístico.

Como turistas estamos inmersos en una cultura de consumo rápido y exigente, ya que queremos ver todas las cosas en su máxima belleza (generalmente limpias, sin muchos turistas que, como nosotros, quieran contemplar el paisaje desde detrás del objetivo de su cámara y odian a los que como ellos masifican los espacios), sin embargo, en cuanto lo hemos visto, ya necesitamos otra cosa, nueva y diferente. Llega un punto en que lo único que interesa es lo que vendrá, no lo que dejamos atrás, ni el como lo dejamos, o qué pasará con lo que ya hemos visto (total, posiblemente no volveremos!).

En el caso de Croacia, para no irme del tema, eso se está resolviendo en un turismo centralizado en los meses de verano, que supone un incremento (más del doble) de la población del país, lo que presenta la necesidad de crear toda una serie de infraestructuras que sólo se utilizan durante dos meses al año.

La gente se construye una vivienda sin tejado, ya que en los posteriores años, una vez instalados, irá construyendo pisos superiores para poder alquilar las habitaciones; los parques naturales tienen los caminos de madera marcados para que los millares de visitantes que entran en Plitvice durante los meses de verano no acaben con el ecosistema… Y no hay nadie que esté preparado para asumir, reciclar y recoger los residuos que millones de personas dejan detrás una vez ya han visitado lo que decía la Lonely Planet que era un must…

Con todo eso no puedo dejar de preguntarme una y otra vez cómo será este país dentro de tres o siete años y qué estragos dejará este turismo de consumo rápido en la economía, la ecología, la vida y las costumbres… que inevitablemente se verán modificadas, lo que no tengo claro es ¡si será o no una evolución!

Bien, supongo que habrá que esperar a ver si este modelo de turismo sale o no rentable más allá de las economías o bien empieza a ser imperante la necesidad de crear un nuevo modelo de turista en base a otros parámetros y convicciones.

Dida Castro
MagmaCultura

14ª Festival Internacional de Payasos de Cornellà

“Si sois de los que pensáis que los payasos son exclusivamente para los niños es que todavía no habéis ido al Festival Internacional de Payasos de Cornellà”.

Desde el 9 de noviembre hasta el 28 se desarrolla el esperado Festival Internacional de Payasos de Cornellà. Memorial Charlie Rivel en su 14ª edición. En Cornellà, el Festival es un acto muy amado por los ciudadanos, bianualmente los habitanes de Cornellà participan de todas las actividades que ofrece el Festival a lo largo de 10 días, tanto para niños como para adultos. Desde 1984, el Departamento de Cultura del Ayuntamiento de Cornellà gestiona y organiza el Festival, contando con el patrocinio del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música, la Generalitat de Catalunya y la Diputación de Barcelona. Este Festival nació como homenaje al clown catalán Charlie Rivel, cuyo objetivo era, y es dar a conocer los diferentes registros del mundo del payaso, del circo y del humor; desde el tradicional cara-blanca hasta los números más innovadores e imaginativos.

A lo largo de los años, han participado en el Festival payasos de renombre internacional provenientes de Suiza, Estados Unidos, Francia, Rusia, Bélgica, Argentina, Perú, Portugal, Cataluña…, maestros de la carcajada como Slava Polunin, Miliki, Leo Bassi, Les Luthiers, Bello Nock, Toto Chabri & Co., Los Martini, Andrei Jigalov, el Màgic Andreu o Tortell Poltrona, entre muchos otros. En esta edición 2010, aquellos que quieran despertar al niño que fueron podrán disfrutar de los espectáculos de los hermanos Poltrona, los Pallapupes, Umbilical Brothers, Lolita Corina, los Okidok, Pepa Plana, Chacovachi y Teatro Necesario entre otros.

En la plaza Catalunya de Cornellà se instaló la gran carpa donde se realizaron los espectáculos principales, como la gala ALAPISTA! de inauguración y clausura del Festival. Pero hay otros espacios donde se pudo disfrutar de los espectáculos, muestras, talleres de magia, de risoterapia, exposiciones de fotografía, documentales y cuenta-cuentos. Estos espacios estuvieron en la calle (ALAIRE!) –plaza Cataluña, plaza de L’Església y plaza Sant Ildefons–, en el circo principal (ALAPISTA!), en las escuelas de la ciudad (ALCOLE!), en la Biblioteca Municipal y la Biblioteca Marta Mata (ALABIBLIO!) y en diferentes centros culturales y de ocio (DES-PISTATS!), como la sala Romagosa, la sala Pisa, la Fragua de les Arts o el Museo Agbar de les Aigües. No dejéis de ir a vivir un festival lleno de colores y carcajadas que, sin duda, no os dejará indiferentes. Las entradas del Festival se pueden adquirir en el Tele-Entrada de Catalunya Caixa en la oficina del Festival (Centro Cultural Joan García Nieto, c/ Cura Andreu, 17) y en las taquillas de los espacios de actuación.

Más información en la página web del Festival.

Alba Gallardo
MagmaCultura

#waf10 y su aplicación en el ámbito de la gestión cultural

Creo que el gestor cultural ha de ser inquieto, intrínsecamente inquieto. ¿A qué me refiero con inquietud? A mostrar interés por otros temas y sectores como el tecnológico, el científico o más cercanos, como el arquitectónico y el teatral.

El sector de la gestión cultural aún ha de aprender mucho de otros ámbitos, y opciones como el World Arquitecture Festival (WAF10) permiten descubrir cómo sí se deben hacer las cosas. Un congreso caracterizado por una correcta frialdad europea, un excelente cumplimiento horario y por personas que mostraron una prudente a la par que interesante cercanía. Un congreso de ‘hombres de negro’ con un único idioma: el inglés y sin posibles traducciones, donde primó la globalización arquitectónica a través de proyectos locales. Un congreso ‘global’ que se devino poco ‘típico’ y muy ‘abierto’ a la experimentación. El polo opuesto a los congresos ‘españolizados’ de conferencias eternas y con discursos, en muchas ocasiones, repetidos.

Si bien, es cierto que hablar de arquitectura, y sobre todo de su parte más práctica, los proyectos, es más entretenido y menos etéreo que teorizar sobre qué es el arte, o la situación de la cultura. Gracias a ello o no, WAF fue un congreso ameno, sencillo y nada pesado, donde incluso la dificultad de entender los vocablos técnicos arquitectónicos en inglés pasó a ser un tema baladí, frente al nivel de inteligencia arquitectónica que se respiró en el Centro de Convenciones de Barcelona del 3 al 5 de noviembre. Ésta era su tercera edición, y la ciudad de Barcelona ha demostrado una vez más, su buen hacer como anfitriona de grandes congresos internacionales. Una ciudad mediterránea con la que los asistentes demostraron estar encantados y que, gracias a su presencia, la convirtieron durante tres días en la cuna de la arquitectura, reuniendo a los estudios más destacados del panorama arquitectónico mundial.
La estructura del congreso era perfecta, y se desarrolló en cinco espacios:

-Gran sala de conferencias y seminarios. En ella tuvieron lugar los seminarios que demandaban un mayor aforo, así como la presentación de los proyectos que se adscribían al tema del festival de este año ‘Transformaciones’, además en esta sala se realizó la ceremonia de entrega de premios, en la cual se premiaba a un proyecto por cada categoría de las presentadas en el espacio de ‘Rooms’, finalmente los ganadores de cada categoría competían por el galardón de ‘Edificio del año’.

-Rooms. Un total de ocho espacios dedicados a las presentaciones breves de proyectos, divididos por temáticas: cultura, viviendas, edificios de uso mixto, educación, oficinas, vacaciones, deporte, salud, futuros proyectos residenciales, edificios para la comunidad, futuros proyectos comerciales, paisaje, futuros proyectos culturales, futuros proyectos experimentales, futuros proyectos de paisaje, futuros proyectos de salud, futuros proyectos de educación, futuros proyectos de infraestructuras, producción, energía y reciclaje, transporte, nuevo y viejo, futuros proyectos de planificación. El tiempo para presentar los proyectos era de 10 minutos, a los cuales se le añadían 10 minutos más de réplica por parte del jurado, formado en cada sala por tres profesionales. En cada ‘room’ se desarrollaba en el mismo momento la presentación de un proyecto, de manera que había que escoger entre ocho posibles presentaciones cada veinte minutos. Entre sala y sala podías conocer las últimas novedades del mercado editorial arquitectónico, estaban presentes publicaciones como AIT, 1:100, The Architects Newpaper, Arquine, The Plan, Yapi o The Architectural Review y también conocer proyectos como architravel o world-architects.com.

-Área de Sponsors. Un ambiente chill-out donde se realizaban los caterings mientras visitabas los stands de los sponsors y conocías el interesante proyecto OpenBuilings.com

-Galería de proyectos. Espacio dedicado a la exposición mediante paneles de los proyectos seleccionados para exponer, algunos de los cuales son seleccionados además para ser presentados en las ‘rooms’.

-Sala de Prensa. Sala con ordenadores conectados a Internet de uso gratuito para todos los asistentes.

El resultado es apabullante, más de doscientas presentaciones y conferencias, que provocan (sin ser experta en arquitectura) comenzar a mirar este arte con otros ojos, a fijarse en sus estructuras, en sus diseños, en sus usos, en su sostenibilidad, en su relación con el entorno, en sus texturas, en sus colores, en su forma, en su orientación, en su climatización, en fin, en todo eso que, si es enfermizo, te puede llegar a diferenciar del resto de los mortales…

En la categoría de cultura disfruté con las presentaciones de los arquitectos Chipperfield y Harrap que explicaron cómo están transformando el ‘Neues Museum de Berlín’, con la presentación de la remodelación de las salas de arte medieval y renacentista del Victoria & Albert Museum o del nuevo museo Moderna Museet Malmö. Además asistí a la presentación del que fue proclamado ‘Edificio del año’, el MAXXI de Roma, un museo del estudio de Zaha Hadid, desde donde se pronunciaron como ‘Diseñar un museo de arte contemporáneo es un sueño’.

Neues Museum de Berlín

Sala de Arte Renacentista, V&A Museum

Moderna Museet Malmö


Moderna Museet Malmö

MAXXI

MAXXI

También se presentaron proyectos en las otras ‘rooms’ de hospitales, facultades, centros de visitantes, viviendas, estadios de fútbol, estaciones de tren, edificios de oficinas, puentes, pabellones nacionales, colegios, incluso mezquitas casi-galácticas, como la Yesil Vadi y la del estudio FXFOWLE.

Yesil Vadi

Yesil Vadi

FXFOWLE

Mi impresión final es que Asia es la apuesta de futuro, los numerosos proyectos de Singapur hacen de ésta ciudad un viaje futuro casi obligado, una malasiana ciudad que contará próximamente con proyectos como ‘Gardens by the Bay’, un paraíso (no me atreví a preguntar el precio de esta obra ), o su futura Escuela de Arte.

Gardens by the Bay

Gardens by the Bay

Gardens by the Bay

Gardens by the Bay

Escuela de Arte

Aparte de las presentaciones breves, en la ‘Galería de Proyectos’ pude descubrir Woods of Net, Lyon Housemuseum, E N Z I, Escuela Fitzroy o Simplon Yard.

Woods of Net

Woods of Net

Añadir que me llevé tres sorpresas. En primer lugar, el alto grado de respeto que se demostró por parte de todos los asistentes, entre los arquitectos había gran respeto por los proyectos de los otros estudios, además no se oyó un sólo timbre de móvil y quiero pensar que éste es el futuro de todos los congresos, clases y conferencias, una concienciación de respeto hacia los demás. En segundo lugar, me sorprendió la poca ‘interactividad digital’ que hubo, con esto me refiero a que pocas personas fuimos las que hicimos uso del hastag #waf10 habilitado por la organización para comentar aspectos del congreso. Este recurso de twittear el evento (al menos en España) esta siendo cada vez más empleado, aunque obviamente requiere personal y equipos técnicos. De todos los tweets que se emitieron, destaco el de @rossturley#waf10 remind me good buildings can make the world a better place”. Por último, el turno de las no-preguntas, ese espacio al final de una conferencia donde el moderador invita al público a comentar, aquí no se dio ese turno, y me pareció perfecto, porque en la mayoría de las ocasiones son minutos donde toda la sala se queda en silencio hasta que el moderador vuelve a tomar la palabra para preguntar cosas que seguramente ya sabe de antemano. Aquí el tiempo apremiaba, eso sí, si en el coffe break querías hablar con él/ella no había ningún problema.

En principio este modelo de congreso puede parecer complicado de aplicar al ámbito de la gestión cultural, donde en numerosas ocasiones se repiten los mismos discursos que el conferenciante dio el año anterior, pensando que al año siguiente la gente no es la misma, o la misma charla que da año tras año a sus alumnos de facultad en su máster de gestión cultural. El modelo lo repite porque (cree que) le funciona, y es la ley del mínimo esfuerzo, la ley de ‘¿para qué preocuparme por actualizarme?’. Esta ley nos lleva a la repetición en bucle, pero hay que cambiar, hay que saltar esa barrera anti-conocimiento que impera en muchos ‘gestores culturales’, esa barrera llamada yo-no-me-muevo-de-mi-ámbito. ¿Qué hay de malo en ampliar el conocimiento en un congreso de jóvenes fotógrafos, de ricos arquitectos o de geeks hablando de conectividad? Es, fijándose en otros ámbitos más desarrollados, de donde se pueden extraer ideas innovadoras para aplicarlas al ámbito de la gestión cultural, es así cómo se podría perfilar el perfil del gestor cultural del futuro, un perfil abierto al conocimiento multidisciplinar y a la hibridación con otros sectores, luchando así contra la obsoleta idea de fronteras sectoriales. Querer es poder, un gestor cultural del siglo XXI ha de ser capaz de levantarse de su silla, entrar en un congreso de tecnología, ciencia o economía y aplicar esos inputs en la renovación de la gestión cultural. En caso contrario, seguiremos oyendo el mismo discurso y acordándonos de la célebre frase de Fray Luis de León, que después de volver a dar clase tras estar cinco años encarcelado, repitió, cómo hacia cada día para recapitular lo explicado el día anterior, ‘Decíamos ayer’…

Pero hay que decir hoy y mañana, no ayer. Este modelo WAF se podría aplicar a un congreso de gestión cultural, siempre y cuando contase con un partner de la categoría de GROHE o fuera organizado por una administración capaz de financiar un congreso internacional. El espacio de seminarios, igualmente podría estar focalizado cada año en un tema vinculado con la gestión cultural, como su formación, la relación entre el sector privado y público, las redes culturales, la cultura en la red, etc. Así mismo las ‘rooms’ podrían acoger presentaciones cortas de proyectos o estudios realizados, explicando cómo surgió, qué metodología se utilizó, cómo se implementó, qué resultados hubo, etc. Cada ‘room’ podría centrarse en un tema concreto: Artes Plásticas, Artes Escénicas, Turismo, Economía de la Cultura o Centros de Interpretación, entre otros. El modelo es enriquecedor, dado que se mostrarían experiencias de todo el mundo y crearía un entorno de feed-back muy necesario en cultura, ahora bien, su implementación, se torna casi un sueño, al menos en el actual momento de crisis.

Pilar Delgado
MagmaCultura

Barcelona era una festa, Festival Beefeater 2010

El pasado día 28 de octubre de 2010 se inauguró la octava edición del Festival In-Edit Beefeater de Barcelona, dedicado íntegramente al documental musical, con la proyección del documental Barcelona era una fiesta (Underground 1970-1980) dirigido por Morrosko Vila-San-Juan y con guión del mismo Morrosko y de Roger Roca (antiguo compañero de Magma Servicios Culturales).

Este documental nos traslada a la Barcelona de los 70, donde se produjo el movimiento contracultural underground, que fue definitivo para la creación de esta Barcelona cosmopolita y creativa que es actualmente.

Bajo diferentes influencias, desde el hippismo al punk, se dio en la Ciudad Condal un movimiento generado por un grupo de gente venida de todas partes que se encontraron en el lugar idóneo en un momento muy concreto, en el cual el peso del franquismo todavía era muy pesado para todo el mundo y decidieron, ante una situación oscura de dictadura, represión y crisis económica, crear una realidad paralela llena de libertad, creatividad, mucha fiesta y ruptura con las normas establecidas. Se empezaron a generar revistas y cómics, de este momento son legendarias publicaciones como Ajoblanco o Makoki, o salas como la mítica Zeleste… y fiesta, mucha fiesta como indica el título del documental Barcelona era una fiesta. Una fiesta en la que todo el mundo podía participar, una fiesta sin límites y sin fin.

En este documental se habla de las Jornadas libertarias del Park Güell, del papel de Ibiza, de la ruptura con el modus vivendi burgués que reinaba en aquel momento…

Muchos de aquellos jóvenes se quedaron por el camino (el alcohol y las drogas pasaron factura), pero muchos de ellos hoy son periodistas, artistas, dibujantes, escritores… como Nazario, Mariscal, Miguel Gallardo, Ramón de España, Pau Riba, Quim Monzó y muchos más que nos explican en primera persona su paso por aquel momento decisivo en la evolución de la cultura en Barcelona. Pero en el In-Edit encontramos mucho mucho más… documentales sobre giras de artistas como Brian Eno, Bob Dylan, David Byrne, The Rolling Stones o Depeche Mode y, de otros que se centran en músicos diversos como Lennon, Lemmy o José Gonzalez.

También nos presentan documentos históricos que nos hacen viajar a momentos concretos, como Keep on ‘Rokin, realizado en 1969, que nos traslada al festival de rock’n’roll de Toronto del mismo año, o Monterey Pop, de 1968, que nos lleva al festival del mismo nombre.

Otros nos muestran figuras con profundidad, como Johnny Nercer: The Dream’s on Me, donde Clint Eastwood nos introduce en el mundo del compositor, o When You’re strange, que con la voz de Johnny Deep nos presenta un documental inédito sobre The Doors.

Así que invito a todo el mundo a entrar en la web del festival y a continuar investigando sobre todo lo que allí se nos presenta y, como no, a disfrutar de estos documentales que se pudieron ver hasta el 9 de noviembre en el Aribau Club, en la sala 5 del Aribau Multicines y en la Filmoteca de Cataluña.

Carme Guerra
MagmaCultura

 1 2 >>