• Linked IN
  • Rss
  • Youtube
Guia didáctica para el profesorado: Joan Salvat-Papasseit

Interpreta Cultura ha conceptualizado y realizado el programa didáctico de la exposición Joan Salvat-Papasseit Poetavanguardistacatalán, que se exhibe en el Centro de Arte Santa Mònica del 23 de diciembre de 2010 al 3 de abril de 2011.

Este proyecto educativo contempla cinco niveles y se estructura a través de un cuaderno de viaje que funciona al mismo tiempo de herramienta de trabajo y guía para la visita por las salas expositivas. La finalidad de este cuaderno es acercar la figura de Salvat-Papasseit a los chicos y chicas de las escuelas e institutos de Cataluña de una forma atractiva y participativa. Los cinco niveles de los cuadernos son:

• P5 y 1.º de primaria
• 2.º, 3.º y 4.º de primaria
• 5.º y 6.º de primaria
• ESO y ciclos formativos
• Bachillerato

Más información de la exposición aquí.
Imprescindible reserva previa al teléfono 93 567 11 10

MicroRelatos

¿Es un imperio esa luz que se apaga o una luciérnaga?

Hace un tiempo, tropecé con un texto maravilloso de Julio Cortazar:

Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se peinan, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son…

Gracias a estas palabras entré de lleno y para siempre en un universo literario que no sospechaba que existía -al menos con esa categoría- la “Minificción” un género habitado también, como veremos, por interminables subgéneros. Curiosamente descubrí que las minificciones habían estado entre mis preferencias literarias desde siempre, confieso que son una íntima obsesión, el deleite por las letras breves que ahora me inclino a compartir con vosotros. Sin embargo, como sabe cualquier antropólogo principiante al desconocer la clasificación, su etiqueta, el género no era tal a mis -ignorantes- ojos, lo disfrutaba mas no lo (re)conocía. Por ello, quiero proponeros un zapping literario por una serie de textos que considero fundamentales dentro del género, todos ellos se encuentran disponibles online y en diversas lenguas (existen también excelentes publicaciones en papel).

La minificción cuenta entre sus filas con autores de primera línea como, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Juan José Arreola, Eduardo Galeano entre otros muchos y muy buenos escritores. No obstante, siguiendo el recorrido clasificatorio por estas nuevas maneras de escribir, amplio el campo de visión con la intención de despertar vuestros ojos curiosos, también, advierto que dejaré a un lado las reflexiones sobre el por qué nuestro siglo -el XXI- es el del apogeo de esta -mini-micro-maneras literarias (nuevos tiempos, velocidad de la información, capacidad de atención del usuario, dinámicas internas de las redes, etc.) dejo a cada uno la tarea de explicarse los porqués y si le interesa, extraer conclusiones.

Sobre la minificción me atrevo a explicar algunas señas particulares, como que nació en el pasado siglo XX en México -según sostiene el Dr. Lauro Zavala- y disfruta de mayor popularidad en Hispanoamérica que en los países anglosajones. En efecto, las minificciones pueden tener varios atuendos o vestidos, según la ocasión pueden ser microrrelatos, microcuentos, minialegorias, etc. Se caracterizan por moverse en series pero funcionan a la perfección de manera individual como un todo estructurado a partir de fragmentos independientes pero interconectados. Lo cierto es que son adictivos, y si creéis que exagero, intentad leer sólo un texto ¿habéis comprobado?

Es imposible leer sólo una, inevitablemente acaba uno leyendo más, por mi parte, he asumido mi incapacidad para leer una minificción, coincido plenamente con Zabala cuando afirma que “la existencia de la minificcion resulta una relectura irónica de todos los géneros de la escritura, dentro y fuera de la literatura”.

Personalmente, la minificción se me antoja una herramienta para establecer pausas en la rutina diaria, una manera de abrir el juego a la imaginación, en poco tiempo permiten ejercitar la creatividad mantenerla en buen estado físico. La brevedad de las palabras no implica liviandad en el contenido, como lo demuestra Argumentum Ornithologicum. Como gestora sé que es imprescindible tener la mente abierta y practicar el pensamiento flexible, porque nuestra materia prima de trabajo no permite las estructuras cerradas, en cultura es fundamental tener predisposición al cambio constante sin dejar de lado la capacidad de sorprendernos y son este tipo de ejercicios los que nos permiten estar con la mente siempre alerta.

Veronica Bernadac
MagmaCultura

Los Pilares de la Tierra en Cuatro

Ha llegado el día. Por fin esta noche se estrena en Cuatro la serie basada en la novela bestseller de Ken Follett ‘Los Pilares de la Tierra’. Esta novela, publicada en 1989, tiene más de mil páginas y ha sido adaptada por los hermanos Scott a la televisión, con un resultado de ocho horas repletas de pasiones y traiciones medievales en torno a un tema central: la construcción de una catedral en la Inglaterra del siglo XII.

Los hermanos Scott adquirieron los derechos de la obra hace casi diez años con el objetivo de adaptarla a la televisión en cuatro horas y, alegando que la novela cuenta con todos los elementos que necesita una buena ficción: amor, drama, misterio… Pero esta primera idea no se pudo llevar a cabo porque la cadena estadounidense FX, coproductora del proyecto, abandonó la producción. Después de seis años, y gracias a la productora alemana Tandem y la canadiense Muse Entertainment, la idea de trasladar la novela a la televisión se retomó, esta vez como una producción de ocho horas, donde una de las figuras clave ha sido sin duda John Pielmier. Este guionista ha sido capaz de adaptar más de mil páginas a ocho horas, aunque desgraciadamente en esta adaptación hay fragmentos que no se han podido incluir como la parte que se desarrolla en el Camino de Santiago. Si queréis ponerle rostro a este hombre, fijaros en el monje Cuthbert, la mano derecha del padre Philip, porque es Pielmier quien lo interpreta.

El rodaje, con un coste de 31 de millones de euros, ha contado con un equipo de 350 personas durante los 112 días que ha durado. Los escenarios escogidos para ambientar la trama han sido Viena y, sobre todo, Hungría, por los bajos costes que suponía grabar en este país. Tras el rodaje, la posproducción les ha llevado 15 semanas, de esta etapa destaca sin duda, la construcción ficticia de la catedral de Kingsbridge, de cuyo decorado solo se construyeron los primeros nueve metros, el resto se recreó por ordenador.

Ken Follett, el escritor de la novela, no ha participado en la adaptación, pero sí en el rodaje donde interpreta un pequeño papel. Su experiencia como actor la narra en su blog diciendo “Fue maravilloso ver a los personajes y las cosas que hasta entonces solo existían en mi cabeza convertidas en carne, hueso y piedra”.

La serie se emitirá en cuatro tandas de dos episodios.
Más info en la sección especial de la web de Cuatro.

Pilar Delgado
MagmaCultura