• Linked IN
  • Rss
  • Youtube
Noche de los Museos 2014

El próximo 17 de mayo se celebrará una nueva edición de la Noche de los Museos, un acontecimiento cultural organizado de forma conjunta entre varios museos e instituciones culturales de toda Europa. La finalidad de esta iniciativa es fidelizar y atraer nuevos públicos mediante la entrada libre a museos y diferentes centros culturales a partir de las 19 horas y hasta la 1 de la madrugada, ofreciendo en la mayoría de casos, una programación con actividades especiales para esa noche.

Esta iniciativa, nació en Berlín el 1997 (Lange Nacht der Museen) y, desde entonces, no ha parado de crecer tanto en el número de museos como en el de instituciones participantes, llegando además de 120 ciudades de Europa y del resto del mundo.

Si nos encontramos en Madrid, donde la oferta acostumbra a ser muy amplía, podemos visitar la exposición del artista Tracey Rose al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, que finaliza el 26 de mayo, o aprovechar para perdernos entre las más de 8.000 pinturas que tiene el Museo de Prado.

La oferta lúdica y cultural de la ciudad de Barcelona programada para la Noche de los Museos 2014 ya se puede consultar en la web www.lanitdelsmuseus.cat. Como novedad respecto a la edición anterior encontramos el Castillo de Montjuic, actualmente gestionado por MagmaCultura, donde se podrán visitar, por ejemplo, las exposiciones temporales “Montjuic, la construcción de un castillo” o “Barcelona en posguerra (1939-1945)” en exhibición hasta el 30 de junio.

macba3

En la edición de 2013 se reunió a más de 130.000 personas entre los 62 espacios de la ciudad de Barcelona y sus alrededores, cifra que se prevé incrementar con los 72 centros que participaran en la edición de este año, junto con las actividades culturales que se han programado para este día.

Si salimos fuera del país también encontraremos una gran cantidad de acontecimientos programados para esta velada cultural.

En París, podemos aprovechar para visitar la Maison de Victor Hugo (Casa de Victor Hugo) o el Musée Carnavalet – histoire de Paris (Museo Carnavalet – historia de París) instalado en dos palacetes en el centro del barrio de Marais (www.carnavalet.paris.fr).

En Berlín, ciudad donde se realizó la primera “Noche de los Museos”, os proponemos visitar el Anne Frank Zentrum o el Pergamonmuseum. (+info)

En el Reino Unido, donde la noche de los museos es del 15 al 17 de mayo, se puede escoger entre más de 580 actividades de todo el territorio, como por ejemplo visitar la exposición ‘Matisse. Cut-outs’ a la Tate Modern o ver la sección del Antiguo Egipto o de la Antigua Grecia en el British Museum de Londres (+info)

Las redes sociales se han ido incorporando a la dinámica de la Noche de los Museos y en Barcelona, por poner un ejemplo, se propone continuar tal y como se hizo el año pasado con la utilización del hashtag #bcnesmuseu para que los usuarios compartan sus experiencias a través de las diferentes redes sociales (Twitter, Foursquare, Instagram, Facebook, Line…).

En definitiva, la Noche de los Museos se erige como un punto de encuentro entre el mundo de la cultura y la ciudadanía, en el que se da a conocer y se hace partícipe al público del patrimonio que reside en los museos. Para todas las personas que se nos dedicamos profesionalmente al sector cultural, esta iniciativa supone una oportunidad más para poner de manifiesto el trabajo realizado durante todo el año.

Jordi Villar y Núria Sas

MagmaCultura

El día de los museos con reflexiones

Cualquier ciudad que se adjetiva moderna requiere una caja donde preservar y salvaguardar sus tesoros. Tesoros que durante siglos han estado expuestos en palacios de nobles y burgueses como símbolos de distinción, riqueza y buen gusto. Ahora, las ciudades quieren compartir este buen gusto y saber hacer…
El 18 de mayo, Día Internacional de los Museos, celebramos la fiesta institucional de los museos. Una vez al año abrimos las puertas de los museos de par en par igual que hace la iglesia del pueblo el día de fiesta mayor. Tenemos la festividad pero nos falta el santo y sus milagros. Los museos han ganado representación y protagonismo durante los últimos años. Obviamente son una infraestructura más de la sociedad, un espacio de referencia para nuestra sociedad y un recurso importantísimo para la economía turística. Los museos son la joya que otorga prestigio a cualquier ciudad que aspire a ser reconocida como tal. Una joya a la que en tiempos de crisis se le encoge la cadena de oro que se sustenta en el elegante y esbelto cuello de las administraciones. Todos presumen de tener este elemento decorativo cerca de casa, pero pocos lo frecuentan, a veces porque la oferta es discreta, elitista, aburrida… (cada uno con su argumento) o por el mero hecho de que el imaginario colectivo los ha convertido en espacios que no resultan interesantes para el público. Cuando hablo de públicos, me refiero a públicos, de públicos que justifican cualquier iniciativa en todos los sentidos, cuantitativos y cualitativos, y que tradicionalmente se han despreciado, especialmente aquellos museos que han sido considerados espacios dedicados a más altos y nobles retos que los de la educación o los de lograr nuevas audiencias con el objetivo de incidir “culturalmente” cada vez más en un espectro más amplio de la sociedad.

el dia de los museos

En el territorio español tenemos casos de museos, centros de interpretación, centros culturales, que una vez construidos e inaugurados han quedado abandonados como un barco a la deriva, con presupuestos escasos o inexistentes para la gestión diaria, después de una inversión millonaria. Incluso se han cerrado museos recién inaugurados. Tenemos museos cuyos directores no han querido integrar la gestión cultural, como metodología imprescindible de dinamización y de creación de nuevos públicos, o que no tienen claro el principio básico de cualquier organización, que es que sólo con gestión y dinero se pueden hacer las cosas. En relación al dinero, siempre ha habido consenso en el sector. También tenemos pendiente la asignatura de las nuevas tecnologías, incorporarlas e integrarlas como suministradores de contenidos de calidad y convertir así los museos en pioneros en la creación de proyectos adaptados a las nuevas necesidades y a los nuevos públicos. Dicho de otra manera, tan común en cualquier otro sector productivo, apostar por la I+D. Hace falta integrar en la gestión pública la participación de los profesionales del sector privado, creando sinergias, sumando esfuerzos, pero garantizando siempre la propiedad pública, y la tutela del público y el trabajo para el público. Sin reparo, sin complejos, sin modelos prefijados, antiguos, pasados y conservadores.


Y las reflexiones que me planteo en forma de preguntas en este Día Internacional de los Museos son: ¿Queremos que los museos sean algo más que esta joya que decora con mayor o menor intensidad las ciudades? ¿Queremos que los museos sean potentes y sensibles, resucitados en carne y piel, la carne que muscula la ciudad, y la piel, porosidad, textura y transpiración? ¿Queremos ser un producto anclado, encajado, recuerdo del pasado, o queremos ser el latido del corazón de la ciudad? ¿El músculo que genera las pulsaciones, los ritmos vitales de la cultura? ¿La piel sensible que facilite la creación, la dinamización? Un equipamiento ineludible para la ciudadanía y no solo un proyecto urbanístico? ¿Responsable de preservar contenidos, pero también responsable de su difusión con los formatos y estrategias que sean necesarios? Queremos unos museos programadores de televisión, un museo propulsor de aplicaciones informáticas, dinamizadores de redes sociales, donde la participación y la colaboración intersectorial sea el eje vertebrador de su Plan museológico. Unos museos con recursos pero también con objetivos tangibles, programables e innovadores.

El conseller Ferran Mascarell en una conferencia hizo una definición de la ciudad que me gustó “la ciudad es la máxima expresión de la cultura”, y quisiera añadir que los museos y centros culturales tienen la responsabilidad de interpretar y poner en valor la ciudad y la cultura, ponerlas en relación una con la otra, y hacer accesible el conocimiento acumulado y la creatividad generada.
Y para terminar, pedir que los museos no sean motivo de celebración sólo un día al año, no sean como esa joya tan preciada pero tan distante que, una vez finalizada la fiesta, se guarda, deslucida, en el cajón del olvido, que es bien sabido que tiene valor, pero a ver quién se atreve a lucirla.

Artur Duart
MagmaCultura

Reflexiones sobre el papel de los museos en la educación y las TIC

Entre los días 24 y 26 de marzo, en el marco de las XIV Jornadas de Museos y Educación que organiza el Museo Marítimo de Barcelona, se ha debatido sobre la importancia de promover la participación real de los visitantes en el entorno virtual, entendido éste como nuevo escenario del que no puede sustraerse ninguna institución museística. En las jornadas se han presentado experiencias actuales como CCCB-Educació, Una mà de contes, Pau Casals o Cada Día una Foto, y se han planteado análisis y reflexiones sobre por qué y cómo actúan los museos en la concepción y uso de las TIC.

Confiamos en que estas reflexiones que surgen de algunos museos activos tengan eco en el conjunto de estas instituciones, muchas de ellas ancladas aún en premisas obsoletas, y que asuman su nuevo rol social y por tanto el compromiso de convertirse en herramientas eficaces para el enriquecimiento social y cultural de las comunidades donde se insertan y de la sociedad en general.

Imma Fondevila
MagmaCultura

Futuroscope … ¿futuro de que?

La incorporación del mundo digital a la gestión de proyectos está experimentando un cambio radical en su diseño y configuración espacial. Las herramientas digitales y las redes sociales asociadas han adquirido un papel central en su configuración. No puede ser de otra manera, las generaciones digitales (aquéllas que han nacido con un ratón bajo la mano) ya empezamos a coger peso dentro de una sociedad cada vez más cambiada. Y todo pasa por la superación de las barreras que los analógicos hemos puesto para sentirnos “modernos”.

Hoy en día ya no se puede hablar de un proyecto cultural sin entenderlo desde una perspectiva que integre de una forma global todas las oportunidades que nos ofrece el mundo digital. Y en este mundo cambiante donde todavía hoy la generación analógica ostenta buena parte del poder de gestión y condena a los jóvenes al desempleoe, la apuesta por el mundo digital sólo adquiere protagonismo de forma subsidiaria.

Primero se diseña un proyecto, después nos centramos en la web y finalmente abrimos un perfil en Facebook. Y con eso ya nos vamos contentos pensando que hemos incorporado a nuestro proyecto analógico una perspectiva digital. Y señores/as las cosas ya no funcionan así, y sino fijémonos en los mundos virtuales que ofrecen los juegos en línea que se han convertido en espacios políticos donde, por primera vez, se han puesto en marcha revoluciones globales para cambiar las normas establecidas por el propio juego (y por su propietario).

Ya no hablamos de herramientas complementarias sino de espacios centrales de relación. ¿Por qué no nos podemos imaginar el espacio virtual de una exposición que sea un espacio relacional central de la propia exposición? Por qué un Reina Sofía necesita ser visitado para ser un centro de referencia del arte contemporáneo? ¿Si las cosas importantes están pasando en la red, por qué se continúa focalizando las políticas de difusión en los continentes y los contenidos de una colección? No sería una apuesta de futuro diseñar los proyectos museográficos centrándonos primero en el mundo digital?

Dejadme poner un ejemplo. Si entráis en la página web de Futuroscope (centro de ocio y paradigma del futuro de Europa) os encontraréis todos los tics de una visión analógica que quiere ser digital. Podréis comprobar que todo aquello que hace “moderna” una página web está presente: enlace en Facebook, Twitter, un blog, una revista digital, un catálogo interactivo, incluso hacen concursos de creación literaria en catalán (con presentación en castellano). Ahora bien, todas las plataformas siguen el mismo objetivo de “vender entradas” porque nacen como complementos del gran proyecto analógico (el parque de atracciones). Y como este ejemplo centenares de proyectos que, desde una perspectiva analógica incorporan con mayor o menor gracia el mundo digital.

Quizás si cambiamos en la forma de orientar los proyectos y los centramos en el entorno del mundo digital conseguiremos entrar en el siglo XXI.

Arnau Vilardell
MagmaCultura

Cambios en la dirección de ocho museos españoles

El final del verano ha supuesto cambios en el mundo de la cultura, ha sido verdaderamente un verano bastante interesante, por mi parte destaco los cambios que se han dado en la dirección de varios museos españoles. Hace algunas semanas, se podían leer en la prensa dos noticias que, como consumidores de cultura y como trabajadores del sector, no nos dejan indiferentes. Por un lado la sustitución por parte del Ministerio de Cultura en la dirección de ocho importantes museos de España y, de la otra, el estado de las reformas del Museo Arqueológico Nacional (MAN). Estas noticias han generado un cierto ajetreo político, y no es casual si se valora con profundidad el papel que ejercen estas figuras, los directores/as al frente de los centros de cultura, está claro, a partir de lo que sucedió con estas decisiones, que cultura y política son indisolubles. En cuanto a la remodelación del MAM, según se anunció el pasado 26 de agosto las reformas tienen fecha prevista de fin el año 2012 y lo situarán al mismo nivel que “los grandes museos europeos” con respecto a instalaciones, aunque su colección “ya lo está” según palabras de la responsable del Ministerio.

La guionista y cineasta Ángeles González-Sinde Reig, quien ejerce la cartera del ministerio de cultura, anuncia el relieve de ocho directores de museos estatales, trabajo que se desarrollará en dos etapas. En primer lugar, tres museos en Madrid: MAN, el Museo Sorolla y el Museo Lázaro Galdiano; uno en Valladolid, el Museo Nacional Colegio de San Gregorio y uno en Toledo, el Museo Sefardí. En segundo lugar, durante el próximo trimestre lo harán el Museo de América, el Museo Nacional de Artes Decorativas y el Museo Nacional del Romanticismo.

El Ministerio, en un comunicado de prensa titulado “El Ministerio de Cultura impulsa la modernización de los museos estatales”, anunciaba el pasado dos de septiembre que en estos centros se convocaron concursos públicos para cubrir las direcciones. El hecho que los ceses no hayan sido suficientemente justificados ha generado malestar entre el sector, que recibe estas decisiones con recelo y duras críticas.

Cómo decía, estas medidas han generado polémica, los partidos de la oposición al gobierno la han considerado una “depuración ideológica o política” tal como declaraban el portavoz de Cultura del Grupo Popular, José María Lassalle, quien además pidió la comparecencia de la ministra al Congreso para explicar las causas. Este tema no es nuevo, ya había habido polémica el mayo pasado con la directora de la Biblioteca Nacional, Milagros de Corral y Sinde, a quien se ofreció un cargo de inferior categoría – subdirección general – que no fue aceptado y que generó polémica. Los medios de comunicación se hicieron eco del asunto, llamándole “Rebelión contra la destitución de Milagros de Corral”.

Como empresa de servicios culturales, los museos son uno de nuestros ámbitos de acción, donde realizamos los servicios de atención a los visitantes, la conceptualización de exposiciones y la formulación de actividades educativas, visitas guiadas, etc. En consecuencia sabemos muy bien como afectan los cambios de este tipo y lo que significan para la vida pública de un equipamiento. El director o directora de un museo, centro de arte, fundación etc. es quien imprime la línea conceptual del equipamiento, es la figura responsable de ejecutar el proyecto museístico y museográfico que se proyectará a los usuarios. Es el director de orquesta, y la carencia de director o la inestabilidad en los cargos imprime un velo de imprecisión a los centros que a veces se transparenta al público y que no contribuye a mejorar su imagen.

Por lo tanto, vayamos hacia modelos más abiertos, sensibles y participativos capaces de despertar la curiosidad a los usuarios. Estas cuestiones, cómo hemos visto, no son ajenas a las implicaciones políticas, cada decisión tiene que ser sopesada y concertada para crear consensos, estamos en un momento de cambios sociales profundos y la cultura no está excluida. “Cambio – dicen los orientales- es también oportunidad”. Ojalá estas medidas sean la oportunidad de dar aires nuevos a nuestros museos.

Veronica Bernadac
MagmaCultura

 1 2 >>