• Linked IN
  • Rss
  • Youtube
La protección de los derechos de autor en la era digital, una modesta reflexión

Pasados unos cuantos días de la polémica votación de la conocida “Ley Sinde”, que en el fondo era una ley dentro de otra ley de mayor rango (más info), y de ver como lo que en principio había sido un golpe a la industria encargada de gestionar los derechos de autor, por lo visto puede ser que finalmente se pueda sacar adelante.

La medida impulsada por el gobierno estatal, propone el cierre de las páginas web donde hubiera contenidos de los cuales no se privara en posesión de los derechos de reproducción. La acción ha mostrado una mezcla de tonalidades grises que han confluido en este proceso: la buena voluntad para preservar los derechos de autor que se ha encontrado de caras con una industria con que todavía no se ha sabido actualizar en el nuevo escenario que plantea la aparición de internet (aunque SÓLO haga unos 15 años de su popularización).

La situación ha llegado a un punto donde incluso, el Sr. Álex de la Iglesia ha tenido que actuar como interlocutor entre los diferentes agentes implicados (junto con David Bravo (más info), con el fin de conseguir el consenso que hasta ahora no se ha conseguido. En esta situación se plantean muchos problemas colaterales como pueden ser: un SGAE que ha demostrado sistemáticamente su falta de ética a la hora de gestionar los derechos de autor, el hecho de que hayan salido alternativas a esta empresa de gestión de derechos de autor que ya tienen reconocimiento (Creative Commons…), el hecho de que el estruendo se ha producido sobre todo a se la industria musical, que es donde las prácticas profesionales están menos arraigadas y donde encara nos estemos moviendo en un mundo muy amateur …

Pero en el fondo todo acaba, o según mi opinión, en un cambio en el proceso de consumo cultural donde hay algunas industrias que no se han sabido adaptar y que acaban dando toda la razón a las teorías de Darwin.

Me explico poniendo dos ejemplos: el año 2007 el grupo Radiohead rompe relaciones con su discográfica y deciden ceder gratuitamente (o pagando la voluntad) su inminente disco nombrado In Rainbows, con la voluntad de conseguir rentabilizarlo mediante los conciertos de presentación y el abanico de merchandising, el resultado? 1.200.000 descargas en una semana y superar los ingresos de sus tres álbumes anteriores.

El otro caso, es el del cierre hace pocas semanas de la discográfica VALE MUSIC, discográfica que se había especializado en el producto “OPERACIÓN TRIUNFO” y en discos recopilatorios de música de baile, que se ha producido en un momento donde las ventas de discos de vinilo alcanzan cifras hasta ahora desconocidas.

Cuál es la lectura que se puede hacer de estos dos hechos, según mi opinión también, por una parte el hecho de que tengas un producto de calidad (en el caso de Radiohead y de los recopilatorios de música de baile es indiscutible, aunque no entramos en ningún caso en si un tipo de música gusta más que la otra) y en segundo caso en que el público que consume este tipo de producto, cuando éste es de calidad y tiene un cierto bagaje cultural no le importa hacer un gasto, ya que en el fondo valoran el esfuerzo que hay detrás. En el segundo caso, la gente que se compraba los discos de OT en una gran superficie comercial y los ponía en la misma bolsa donde había los productos congelados, evidentemente, el día que pueden conseguir el mismo producto, aunque sea de una calidad inferior con una copia grabada y con una fotocopia por portada, difícilmente seguirán comprando el cd en la gran superficie comercial.

 

Por lo tanto, y a modo de conclusión, aunque hay muy buena voluntad en una ley que busca proteger los derechos del autor, quizás también sería necesario crear todo una serie de “mecanismos” (la verdad es que no sé exactamente como llamarlo) para que pueda identificar y querer practicar diferentes tipos de arte o de prácticas culturales, ya que la experiencia nos ha mostrado (en casi todos los casos) que la calidad de una propuesta y su éxito siempre van de la mano. Pero bien, en el fondo también puedo estar equivocado.

Jordi Villar
MagmaCultura

Barcelona era una festa, Festival Beefeater 2010

El pasado día 28 de octubre de 2010 se inauguró la octava edición del Festival In-Edit Beefeater de Barcelona, dedicado íntegramente al documental musical, con la proyección del documental Barcelona era una fiesta (Underground 1970-1980) dirigido por Morrosko Vila-San-Juan y con guión del mismo Morrosko y de Roger Roca (antiguo compañero de Magma Servicios Culturales).

Este documental nos traslada a la Barcelona de los 70, donde se produjo el movimiento contracultural underground, que fue definitivo para la creación de esta Barcelona cosmopolita y creativa que es actualmente.

Bajo diferentes influencias, desde el hippismo al punk, se dio en la Ciudad Condal un movimiento generado por un grupo de gente venida de todas partes que se encontraron en el lugar idóneo en un momento muy concreto, en el cual el peso del franquismo todavía era muy pesado para todo el mundo y decidieron, ante una situación oscura de dictadura, represión y crisis económica, crear una realidad paralela llena de libertad, creatividad, mucha fiesta y ruptura con las normas establecidas. Se empezaron a generar revistas y cómics, de este momento son legendarias publicaciones como Ajoblanco o Makoki, o salas como la mítica Zeleste… y fiesta, mucha fiesta como indica el título del documental Barcelona era una fiesta. Una fiesta en la que todo el mundo podía participar, una fiesta sin límites y sin fin.

En este documental se habla de las Jornadas libertarias del Park Güell, del papel de Ibiza, de la ruptura con el modus vivendi burgués que reinaba en aquel momento…

Muchos de aquellos jóvenes se quedaron por el camino (el alcohol y las drogas pasaron factura), pero muchos de ellos hoy son periodistas, artistas, dibujantes, escritores… como Nazario, Mariscal, Miguel Gallardo, Ramón de España, Pau Riba, Quim Monzó y muchos más que nos explican en primera persona su paso por aquel momento decisivo en la evolución de la cultura en Barcelona. Pero en el In-Edit encontramos mucho mucho más… documentales sobre giras de artistas como Brian Eno, Bob Dylan, David Byrne, The Rolling Stones o Depeche Mode y, de otros que se centran en músicos diversos como Lennon, Lemmy o José Gonzalez.

También nos presentan documentos históricos que nos hacen viajar a momentos concretos, como Keep on ‘Rokin, realizado en 1969, que nos traslada al festival de rock’n’roll de Toronto del mismo año, o Monterey Pop, de 1968, que nos lleva al festival del mismo nombre.

Otros nos muestran figuras con profundidad, como Johnny Nercer: The Dream’s on Me, donde Clint Eastwood nos introduce en el mundo del compositor, o When You’re strange, que con la voz de Johnny Deep nos presenta un documental inédito sobre The Doors.

Así que invito a todo el mundo a entrar en la web del festival y a continuar investigando sobre todo lo que allí se nos presenta y, como no, a disfrutar de estos documentales que se pudieron ver hasta el 9 de noviembre en el Aribau Club, en la sala 5 del Aribau Multicines y en la Filmoteca de Cataluña.

Carme Guerra
MagmaCultura

Otoño del arte 2010: el disco de vinilo

Hasta el 30 de octubre está en marcha la segunda edición del Otoño del Arte, una iniciativa creada entre las cuatro asociaciones de galerías de arte de Cataluña:

- el Gremio de Galerías de Arte de Cataluña (GGAC)

-la Asociación Art Barcelona (Abe)

-la Asociación (art) Cataluña

-la Asociación de Galeristas Independientes de Arte de Cataluña (GIC)

Esta iniciativa cuenta con el apoyo del Departamento de Cultura y Medios de Comunicación, a través del Instituto Catalán de las Industrias Culturales (ICIC).

Este año, la propuesta el Otoño del Arte invita a visitar las galerías a través de un protagonista: el disco de vinilo. Cada galería participante ha pedido a uno de sus artistas una obra basada en el disco de vinilo; hay más de 80 entre Barcelona, Girona, Tarragona y Lleida.

Con esta nueva edición, los galeristas quieren, por un lado, atraer nuevos consumidores hacia el mundo de las galerías, a la vez que se hace una tarea de fidelización del público habituado a visitarlas; por otra parte, se busca que las galerías formen parte de los circuitos turísticos y culturales. Y es que los galeristas echan de menos el público. La iniciativa, que nació el año pasado, llevó a más visitantes hacia las galerías y, lo más importante, no sólo durante el Otoño del Arte sino también durante el resto del año.

De momento, pues, los galeristas en Cataluña incentivan al público con propuestas como ésta, y es precisamente eso lo que sorprende, ¿cómo es que hay tantas galerías que ofrecen una variada oferta cultural, pero que no tienen visitantes? Llama la atención, incluso, ya que en algunas no se adivina ni siquiera quien trabaja detrás del mostrador. La respuesta, puede encontrarse en el modelo de eso que nombramos “galería de arte”: en muchos casos caduco, que necesita una renovación del discurso y de la orientación para evitar su extinción. Hoy por hoy hay nuevas propuestas que han tenido la voluntad de reorientar su línea, sin embargo, parece que, de una manera inconsciente aunque su producto pueda ser muy interesante, se han visto inmersas en dinámicas de galería obsoleta. Por eso, ahora hay convivencia de dos modelos de galería pero que todas apuestan por un público contemporáneo y por adaptarse.

 

A lo largo del año hay otras actividades que tienen las galerías y salas de arte como espacios centrales de acontecimientos artísticos y culturales, como es el festival Loop, la noche de los museos o la noche del galerismo, donde el año pasado, por ejemplo, participaron una cuarentena de salas en la cual se otorgan los premios del GAC.

Lara Domingo
MagmaCultura