• Linked IN
  • Rss
  • Youtube
Guadalajara: descubriendo el valor de la historia a través de los sentidos.

El pasado sábado 24 de mayo finalizó la II edición de Monumentos con Letra y Música, un conjunto de eventos turísticos donde la ciudad de Guadalajara ha abierto su patrimonio arquitectónico e histórico a los vecinos y a todos aquellos que han querido acercarse a conocerla desde una nueva perspectiva.

En la actualidad, vemos de forma continuada, como las ciudades se han dejado embaucar por la pomposidad de grandes eventos deportivos y culturales con el fin de llegar a un gran público y mostrar su modernidad al mundo. Sin embargo, la administración y los diferentes agentes turísticos, comprometidos con el valor cultural y con una gestión entusiasta y con pocos recursos, tratan de potenciar la singularidad de las poblaciones aprovechando su patrimonio para destacar entre el resto desarrollando una amplia oferta para todos los públicos.

Una oferta de este tipo es la desarrollada durante los fines de semana del 26 de abril al 24 de mayo en Guadalajara. Localizada a poco más 50 kilómetros de Madrid, tiene orígenes ligados al mundo celtíbero aunque sus referentes históricos más antiguos nos trasladan a la época del Califato de Córdoba, momento en que se señala como un importante enclave militar árabe debido a su ubicación y características geográficas. Tras su incorporación al reino de Castilla, recibe innumerables prebendas reales hasta alcanzar en 1460 el título de ciudad.

Es también en esta época, a través de Los Mendoza, relevante familia proveniente del norte, cuando la ciudad toma la importancia merecida y se convierte en corte señorial. Guadalajara vive su edad de oro y se convierte en uno de los puntos de referencia cultural de la época. Reflejo de ello es su rica arquitectura, repleta de casonas blasonadas, espaciosos conventos y un sin fin de capillas e iglesias.

Desde el ciclo Monumentos con Letra y Música la ciudad ha querido engalanarse con un ambiente de época para acercarnos un lujoso pasado del que apreciar con detenimiento detalles de tiempos pasados que nos ayudan a comprender un poco más el momento que vivimos. Así, un equipo formado por diferentes disciplinas artísticas ha pretendido acercarnos a la riqueza de los edificios y monumentos alcarreños, recordando lo que fueron siglos atrás.

Los actores Sebastián Moreno y Noel Fernández caracterizaron en estas veladas  a personajes tan relevantes como Álvar Fáñez, conquistador de la ciudad en siglo XI, o Don Antonio de Mendoza, hermano menor de uno de los Duques del Infantado. Además, con el fin de zambullirnos en las sensaciones de la época, el grupo Xistras jugó también un papel fundamental, ambientando los actos con música medieval, renacentista y romántica, que mostraban la belleza de nuestra historia sonora.

A través de estas sesiones el público se ha acercado a los monumentos para contemplarlos desde un nuevo punto de vista siendo muchos los que se acercaban por primera vez.

¿Es posible que personajes tan relevantes como Luis de Lucena o Antonio Velázquez Bosco puedan volver a pasear y conversar por los majestuosos edificios de la ciudad? Desde aquí nos encantaría que la experiencia pueda continuar y así seguir acercando nuestro presente al pasado.

Yolanda Manso
MagmaCultura

Algunas noticias sobre las diferentes sesiones en la prensa local:

Álvar Fáñez y Xistras divierten y enseñan en Guadalajara.  Guadaque 26/04/2014
Un templario en la Cripta de San Francisco. Guadaque 03/05/2014
Final del ciclo Monumentos con Letra y Música. Guadalajara Diario, 22/05/2014
Brillante cierre de los Monumentos con Letra y Música. Guadaque, 25/05/2014

Futuroscope … ¿futuro de que?

La incorporación del mundo digital a la gestión de proyectos está experimentando un cambio radical en su diseño y configuración espacial. Las herramientas digitales y las redes sociales asociadas han adquirido un papel central en su configuración. No puede ser de otra manera, las generaciones digitales (aquéllas que han nacido con un ratón bajo la mano) ya empezamos a coger peso dentro de una sociedad cada vez más cambiada. Y todo pasa por la superación de las barreras que los analógicos hemos puesto para sentirnos “modernos”.

Hoy en día ya no se puede hablar de un proyecto cultural sin entenderlo desde una perspectiva que integre de una forma global todas las oportunidades que nos ofrece el mundo digital. Y en este mundo cambiante donde todavía hoy la generación analógica ostenta buena parte del poder de gestión y condena a los jóvenes al desempleoe, la apuesta por el mundo digital sólo adquiere protagonismo de forma subsidiaria.

Primero se diseña un proyecto, después nos centramos en la web y finalmente abrimos un perfil en Facebook. Y con eso ya nos vamos contentos pensando que hemos incorporado a nuestro proyecto analógico una perspectiva digital. Y señores/as las cosas ya no funcionan así, y sino fijémonos en los mundos virtuales que ofrecen los juegos en línea que se han convertido en espacios políticos donde, por primera vez, se han puesto en marcha revoluciones globales para cambiar las normas establecidas por el propio juego (y por su propietario).

Ya no hablamos de herramientas complementarias sino de espacios centrales de relación. ¿Por qué no nos podemos imaginar el espacio virtual de una exposición que sea un espacio relacional central de la propia exposición? Por qué un Reina Sofía necesita ser visitado para ser un centro de referencia del arte contemporáneo? ¿Si las cosas importantes están pasando en la red, por qué se continúa focalizando las políticas de difusión en los continentes y los contenidos de una colección? No sería una apuesta de futuro diseñar los proyectos museográficos centrándonos primero en el mundo digital?

Dejadme poner un ejemplo. Si entráis en la página web de Futuroscope (centro de ocio y paradigma del futuro de Europa) os encontraréis todos los tics de una visión analógica que quiere ser digital. Podréis comprobar que todo aquello que hace “moderna” una página web está presente: enlace en Facebook, Twitter, un blog, una revista digital, un catálogo interactivo, incluso hacen concursos de creación literaria en catalán (con presentación en castellano). Ahora bien, todas las plataformas siguen el mismo objetivo de “vender entradas” porque nacen como complementos del gran proyecto analógico (el parque de atracciones). Y como este ejemplo centenares de proyectos que, desde una perspectiva analógica incorporan con mayor o menor gracia el mundo digital.

Quizás si cambiamos en la forma de orientar los proyectos y los centramos en el entorno del mundo digital conseguiremos entrar en el siglo XXI.

Arnau Vilardell
MagmaCultura

Fast-view

Este verano he estado en Croacia, un paraíso en vías de extinción donde conducir es poner constantemente la vida en peligro.

Croacia es un país lleno de encantos, tanto la cultura, como la naturaleza, la comida, la gente… Durante todo el viaje no pude dejar de pensar en el desgaste que supone para un país estar a punto de entrar en los rankings de los centros turísticos mundiales.

A día de hoy es bastante extraño encontrar una persona que no haga una media de dos viajes al año para ver otros espacios, culturas, gentes… desde los tan de moda city trips, que duran entre dos y cuatro días, hasta las vacaciones propiamente dichas, de dos o tres semanas (con suerte).

Vamos, vemos, consumimos y volvemos encantados de la magnífica experiencia que hemos tenido. Y cuando vamos lo queremos ver y comer todo, por lo tanto, a los días les faltan horas, querríamos los museos abiertos las 24 horas, las tiendas 26 y los restaurantes, bares y locales de fiesta un poco más (nunca se sabe cuándo podemos tener hambre…).

Aunque nuestras sociedades y economías están, en su mayoría, enfocadas y desarrolladas a partir del turismo, no es despreciable el impacto que eso supone para el país que se visita. No sólo en el sentido más puramente económico (¡está claro que hay beneficios del turismo!) si no en el sentido más vital y esencial de las ciudades, los parques y la vida de los que habitan en cualquier lugar que se encuentra colapsado por un boom turístico.

Como turistas estamos inmersos en una cultura de consumo rápido y exigente, ya que queremos ver todas las cosas en su máxima belleza (generalmente limpias, sin muchos turistas que, como nosotros, quieran contemplar el paisaje desde detrás del objetivo de su cámara y odian a los que como ellos masifican los espacios), sin embargo, en cuanto lo hemos visto, ya necesitamos otra cosa, nueva y diferente. Llega un punto en que lo único que interesa es lo que vendrá, no lo que dejamos atrás, ni el como lo dejamos, o qué pasará con lo que ya hemos visto (total, posiblemente no volveremos!).

En el caso de Croacia, para no irme del tema, eso se está resolviendo en un turismo centralizado en los meses de verano, que supone un incremento (más del doble) de la población del país, lo que presenta la necesidad de crear toda una serie de infraestructuras que sólo se utilizan durante dos meses al año.

La gente se construye una vivienda sin tejado, ya que en los posteriores años, una vez instalados, irá construyendo pisos superiores para poder alquilar las habitaciones; los parques naturales tienen los caminos de madera marcados para que los millares de visitantes que entran en Plitvice durante los meses de verano no acaben con el ecosistema… Y no hay nadie que esté preparado para asumir, reciclar y recoger los residuos que millones de personas dejan detrás una vez ya han visitado lo que decía la Lonely Planet que era un must…

Con todo eso no puedo dejar de preguntarme una y otra vez cómo será este país dentro de tres o siete años y qué estragos dejará este turismo de consumo rápido en la economía, la ecología, la vida y las costumbres… que inevitablemente se verán modificadas, lo que no tengo claro es ¡si será o no una evolución!

Bien, supongo que habrá que esperar a ver si este modelo de turismo sale o no rentable más allá de las economías o bien empieza a ser imperante la necesidad de crear un nuevo modelo de turista en base a otros parámetros y convicciones.

Dida Castro
MagmaCultura

14ª Festival Internacional de Payasos de Cornellà

“Si sois de los que pensáis que los payasos son exclusivamente para los niños es que todavía no habéis ido al Festival Internacional de Payasos de Cornellà”.

Desde el 9 de noviembre hasta el 28 se desarrolla el esperado Festival Internacional de Payasos de Cornellà. Memorial Charlie Rivel en su 14ª edición. En Cornellà, el Festival es un acto muy amado por los ciudadanos, bianualmente los habitanes de Cornellà participan de todas las actividades que ofrece el Festival a lo largo de 10 días, tanto para niños como para adultos. Desde 1984, el Departamento de Cultura del Ayuntamiento de Cornellà gestiona y organiza el Festival, contando con el patrocinio del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música, la Generalitat de Catalunya y la Diputación de Barcelona. Este Festival nació como homenaje al clown catalán Charlie Rivel, cuyo objetivo era, y es dar a conocer los diferentes registros del mundo del payaso, del circo y del humor; desde el tradicional cara-blanca hasta los números más innovadores e imaginativos.

A lo largo de los años, han participado en el Festival payasos de renombre internacional provenientes de Suiza, Estados Unidos, Francia, Rusia, Bélgica, Argentina, Perú, Portugal, Cataluña…, maestros de la carcajada como Slava Polunin, Miliki, Leo Bassi, Les Luthiers, Bello Nock, Toto Chabri & Co., Los Martini, Andrei Jigalov, el Màgic Andreu o Tortell Poltrona, entre muchos otros. En esta edición 2010, aquellos que quieran despertar al niño que fueron podrán disfrutar de los espectáculos de los hermanos Poltrona, los Pallapupes, Umbilical Brothers, Lolita Corina, los Okidok, Pepa Plana, Chacovachi y Teatro Necesario entre otros.

En la plaza Catalunya de Cornellà se instaló la gran carpa donde se realizaron los espectáculos principales, como la gala ALAPISTA! de inauguración y clausura del Festival. Pero hay otros espacios donde se pudo disfrutar de los espectáculos, muestras, talleres de magia, de risoterapia, exposiciones de fotografía, documentales y cuenta-cuentos. Estos espacios estuvieron en la calle (ALAIRE!) –plaza Cataluña, plaza de L’Església y plaza Sant Ildefons–, en el circo principal (ALAPISTA!), en las escuelas de la ciudad (ALCOLE!), en la Biblioteca Municipal y la Biblioteca Marta Mata (ALABIBLIO!) y en diferentes centros culturales y de ocio (DES-PISTATS!), como la sala Romagosa, la sala Pisa, la Fragua de les Arts o el Museo Agbar de les Aigües. No dejéis de ir a vivir un festival lleno de colores y carcajadas que, sin duda, no os dejará indiferentes. Las entradas del Festival se pueden adquirir en el Tele-Entrada de Catalunya Caixa en la oficina del Festival (Centro Cultural Joan García Nieto, c/ Cura Andreu, 17) y en las taquillas de los espacios de actuación.

Más información en la página web del Festival.

Alba Gallardo
MagmaCultura

Barcelona era una festa, Festival Beefeater 2010

El pasado día 28 de octubre de 2010 se inauguró la octava edición del Festival In-Edit Beefeater de Barcelona, dedicado íntegramente al documental musical, con la proyección del documental Barcelona era una fiesta (Underground 1970-1980) dirigido por Morrosko Vila-San-Juan y con guión del mismo Morrosko y de Roger Roca (antiguo compañero de Magma Servicios Culturales).

Este documental nos traslada a la Barcelona de los 70, donde se produjo el movimiento contracultural underground, que fue definitivo para la creación de esta Barcelona cosmopolita y creativa que es actualmente.

Bajo diferentes influencias, desde el hippismo al punk, se dio en la Ciudad Condal un movimiento generado por un grupo de gente venida de todas partes que se encontraron en el lugar idóneo en un momento muy concreto, en el cual el peso del franquismo todavía era muy pesado para todo el mundo y decidieron, ante una situación oscura de dictadura, represión y crisis económica, crear una realidad paralela llena de libertad, creatividad, mucha fiesta y ruptura con las normas establecidas. Se empezaron a generar revistas y cómics, de este momento son legendarias publicaciones como Ajoblanco o Makoki, o salas como la mítica Zeleste… y fiesta, mucha fiesta como indica el título del documental Barcelona era una fiesta. Una fiesta en la que todo el mundo podía participar, una fiesta sin límites y sin fin.

En este documental se habla de las Jornadas libertarias del Park Güell, del papel de Ibiza, de la ruptura con el modus vivendi burgués que reinaba en aquel momento…

Muchos de aquellos jóvenes se quedaron por el camino (el alcohol y las drogas pasaron factura), pero muchos de ellos hoy son periodistas, artistas, dibujantes, escritores… como Nazario, Mariscal, Miguel Gallardo, Ramón de España, Pau Riba, Quim Monzó y muchos más que nos explican en primera persona su paso por aquel momento decisivo en la evolución de la cultura en Barcelona. Pero en el In-Edit encontramos mucho mucho más… documentales sobre giras de artistas como Brian Eno, Bob Dylan, David Byrne, The Rolling Stones o Depeche Mode y, de otros que se centran en músicos diversos como Lennon, Lemmy o José Gonzalez.

También nos presentan documentos históricos que nos hacen viajar a momentos concretos, como Keep on ‘Rokin, realizado en 1969, que nos traslada al festival de rock’n’roll de Toronto del mismo año, o Monterey Pop, de 1968, que nos lleva al festival del mismo nombre.

Otros nos muestran figuras con profundidad, como Johnny Nercer: The Dream’s on Me, donde Clint Eastwood nos introduce en el mundo del compositor, o When You’re strange, que con la voz de Johnny Deep nos presenta un documental inédito sobre The Doors.

Así que invito a todo el mundo a entrar en la web del festival y a continuar investigando sobre todo lo que allí se nos presenta y, como no, a disfrutar de estos documentales que se pudieron ver hasta el 9 de noviembre en el Aribau Club, en la sala 5 del Aribau Multicines y en la Filmoteca de Cataluña.

Carme Guerra
MagmaCultura

 1 2 3 >>